Ya mis ojos me mostraron el mañana y no el ayer.

Te vi venir,
no estaba nervioso, ni siquiera me importo,
camine sin atenderte, no era odio, ni estaba ausente,
como lograr explicar.

Tus caricias se secaron en mi piel,
Tu mirada reflejaba atardecer,
Tu andar no hipnotizaba más,
Tus ojos no irradiaban esa luz de tiempo atrás.

Reaparecías ante mí con tu cabeza gacha
y tus intentos de palabras ya no se fundían en mi alma,
tus pies persiguiendo mi camino,
sus ecos ya no se perciben igual.

Te detuviste desesperada,
note el umbral de tu punto de quiebre, ni siquiera me volví,
en otro tiempo te hubiera protegido de tu más tormentosa aflicción
pero el pasado ya no era tu aliado, ya no era ayer.

Camine, y tu orgullo te puso frente a mi,
detuve mi paso sin querer especular,
quizás era demasiado, pero negarme mil veces,
es hoy el camino de tu perdición.

Ya mis caricias exploraban otra piel,
ya mi mirada evidenciaba atardecer,
ya mi andar tenía otra senda,
ya mis ojos me mostraron el mañana y no el ayer.

One thought on “Ya mis ojos me mostraron el mañana y no el ayer.

  1. Tarde o temprano la vida gira en direciones contrarias, es cuando solo queda el ver atras, como lo que pudo ser, nos aprisiona… aunque sea un rato… pero tenemos que seguir, y tocar otra piel, ver mañana, no ayer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.