Un segundo más así.

Somos dos,
en una cama,
en la obscuridad.

No en ese momento
donde hundirse suele ser un deleite
y se llega a ver la eternidad.

Hablo de un instante más sublime,
cuando dos cuerpos están de frente
y todo ha quedado en sigilo ya.

Cuando sin romper el silencio
sin si quiera charlar
dos se toman de la mano.

En ese preciso momento entregar mi alma,
en es mismísimo instante,
sin importarme más nada.

Solo espero que la vida me conceda,
un segundo más así,
al lado y con mis besos la luna a la que canto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.