Un beso

Un beso bajo el cobijo de una sombra
irrumpió en los sueños en mi cabeza
atormentado por un pasado desarmado
abrí la boca un poco y entregué el corazón.

Las letras eran miel en las cartas de amor
en tu buzón como caricias al alma
alimenté el juego sometido a tus caprichos
por dos copas de dulce adicción.

Los celos hicieron paja entre los dos
fuimos consumidos sin dar tregua
volcados como dos niños en bicicleta
inertes ante el fuego de inocente pasión.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.