Tocarnos de verdad.

Escucha a los niños jugar en el jardín
con sus risas y sus gritos,
regocijados por el juego
que tú y yo no podemos jugar.

Escucha sus sueños
y sus temores quizás
te ayuden a comprender
esta terrible verdad.

Escucha,
ya no somos los niños que solíamos ser,
nuestras manos han cambiado,
nuestros ojos no brillan igual.

Nuestras sombras son más grandes
a cuestas cargamos errores
que hemos resanado
con alguna mentira con toques de verdad.

Míranos, ya han pasado nuestros años de guerra
de batirnos sin sentido alguno,
de profanar tierras,
que no hemos de adorar.

Mira el reflejo en el espejo
yo se bien que todavía hay tiempo
para sentir el placer
de volver a florecer.

Y limpiar el carmín
que alguna ves fluyo,
y curar esas heridas
de aquel triste adiós.

Escucha nuestros sueños,
nuestros temores
nos ayudaran a comprender
esta exquisita verdad.

Nuestro amor se hace más grande
a pesar de los yerros,
que hemos perdonado
con toques de verdad.

Sabemos que habrá luchas
que hemos de conciliar,
desde el fondo de nuestro ser
nos tocaremos de verdad.

One thought on “Tocarnos de verdad.

  1. no seremos los mismos niños, pero sin duda podemos volver a florecer… debemos estar en una renovación constante, solo así evitaremos envejecer prematuramente…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.