Serenata con letras III.

Tu desastre.

Te arranqué de un camino muy triste,
te ayudé a manos llenas en todo,
como al cielo no pude subirte
te alfombré donde pisas con oro,
como a nadie en el mundo te quise,
ahora puedes creerme que te odio.

Yo te puse las alas que tienes
pero puedo cortarte las plumas,
si le dijo a la gente quien eres
no te queda con que les presumas,
porque tu ni naciste con bienes
ni en la vida has tenido fortuna.

Más valía que te hubieras perdido
donde nunca te hubiera encontrado,
porque así pensaría en tu cariño
al igual que algo grande y sagrado,
pero solo lo que has conseguido
es que te hable con tanto descaro.

Como dios da la dicha y las penas
yo te dí algo que puedo quitarte
te subí a un pedestal de grandeza
y te bajo si quiero bajarte
pide a dios que no diga quien eras
porque ahí es donde esta tu desastre.

Gerardo Reyes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.