Réquiem por un cadáver exquisito.

Es tiempo de callar
de bajar las cortinas, de soñar
dejar el barco con pesar
por exceso de adrenalina
es dinamita sin explotar.

Fue lindo zarpar
a media noche en luna llena
un viaje sin historias que ocultar
los naufragios nadie los podrá borrar
quedan para la posteridad.

Su cuerpo no puede más
fue demasiado el peso en soledad
el navío tiene que palpitar
el capitán se queda, pero se va
quizás una máscara encuentre allá atrás.

Esta noche se despide, sin mariachi, sin redoble de tambores,
con el orgullo intacto, pero el corazón deshecho
hoy pierde, para mañana ganar.

Gracias a todos los que me siguieron en este recorrido, que me conocieron a través de las letras que intento dibujar. El sabor en mi paladar es amargo y no lo puedo vomitar, y así, no se continuar. Es tiempo de callar al cadáver exquisito.

Disfrútenlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.