Para robar de ella su calma.

La luz de luna tocaba su silueta
y avido de despertar su concupiscencia
de puntillas me acerque
para robar de ella su calma,
su sosiego me impuso cadenas,
el autodominio llego a mi,
suave y terza su imagen se proyectaba
en un instante sus caderas me dieron la espalda,
Intente buscar un lienzo
y en la penumbra plasmar su perfil
al no encontrar nada a la mano
como espectador contemple al fin
a la tenue luz dibujar su relieve por mi.
y le vi estremecerse entre las sabanas
ni siquiera intento despertar,
y espere…
…Espere como ladron la madrugada
para robar de sus sueños la calma
y probar de sus labios el licor matinal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.