Para la muñequita que me regalo besos.

Atravesar desiertos
Sin reponer el sueño,
Fantástico anheló,
De la muñeca que regala besos.

A la distancia el fuego,
Una erupción en mi pecho
Revienta mi deseo
Sumergido en el infierno.

Feroz y pequeña,
Cenicienta en primavera,
A cuestas sus penas,
Es mejor no ver novelas.

He aquí la madrugada,
Que me trae a tus tierras,
Muñequita me tienes de rodillas,
Puedo besar tus ganas.

Caudal de emociones,
Aquí encuentro sinsabores,
Si lo que ella tiene,
Es lo que esconde en su cofre.

No podría revivir,
Si tus pasiones no son para mí,
Puedes sonreír
Al mismo tiempo que me haces sufrir.

Ser el hombre de traje gris
Ya no es mas para mí,
Hoy me vuelvo a construir,
Muñequita sueles ser tan infantil.

Fueron noches en un lago de betún,
Tu piel tan linda y llena de luz,
Mientras nuestras almas tocaban un blues,
La luna la escondimos en un baúl.

Yo no soy ningún ángel azur,
Ni tú eres mi Belcebú,
Ya no hay luna más azul,
Como la que me diste tú.

One thought on “Para la muñequita que me regalo besos.

  1. Que impregne de nostalgia mas acogedor, halaga al pasado tu manera de recordar a esa persona con tanto tacto y sutileza…estilo propio de un buen poeta…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.