Otra madrugada.

La noche había salido mal,
la fiesta no hubo tal,
y me quede solo
en medio de Hong Kong.

Salí de mi inconsciente,
me arme de valor,
le mande un mensaje,
quiero ir por vos.

Acepto la oferta
no sin antes hacer notar,
que ni lo pensara,
que nada iba a pasar.

Tome la carretera,
me lance por ella
encontrando un par de atajos
llegue solo en un rato.

Subió saludando
con un beso franco
de sabor a cereza
con chile, limón y sal.

Tomamos el camino
comentando algún escrito
y pregunte si los sueños
habían quedado atrás.

Decidí ser franco
contar desde mi perspectiva
lo que el corazón cuenta
y lo que mi cabeza pretende callar.

Ella alego indiferencia
por temor a perder,
pero esa luna
mostraba otro amanecer.

Nos animamos
contando la verdad
y de la cloaca
escupimos sapos y ratas.

Y entre un ardor en el pecho
y gritos, callados, sin ecos,
escuchamos sin disiparnos,
era mejor afrontar.

Y entre besos y alegorías
fuiste una vez más mía,
otra madrugada
con la esperanza de amar.

Así la luna te acerco más a mí
golondrina de mar
Y en mis brazos decidiste
anidar una vez más.

2 thoughts on “Otra madrugada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.