Ola

Primero te besaré los relieves de tus labios, tu lengua en caracol,
las costuras blancas de tu vestido corto.
Después tus pechos seguirán siendo un misterio, sentiré el frio en tus muslos, rosare de a poco tu ropa interior. Hincado ante el triangulo de tu sexo, en los confines del cielo, en reverencia a dios.
En la estructura de tu cuello, y en tu espalda, mis dedos servirán de guion. Las sonrisas nerviosas, los gemidos, los movimientos de tus caderas, la agitación.

Por último la luz del sol tocara la puerta, el reloj marcará la hora para decirnos adiós. Nos dejara con las ganas de volvernos a encontrar.

Tantas palabras que se guardan, que no dicen nada, y tu mano en mi cabeza dice todo.
¿En dónde va la firma en el contrato qué me une a tu cuerpo y me libera de a poco?

Que no exista la culpa, ni la vergüenza, ni la traición. Somos los amos de nuestro tiempo vivamos hoy que mañana ya habrá pasado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.