Octubre casi inadvertido

Dos gaviotas que confunden los sueños con la realidad
se detienen a mi puerta
una toma de mi mano
como para no dejarla jamás
correspondo con un beso y una mirada
la sonrisa que llena, como papá
la otra con sus alas revolotea
no se si quiera escapar
quizás no se ha dado cuenta
de lo que vino a tocar
satélite de un corazón reconstruido

Octubre pasaba inadvertido
ahora son dos lunas que toman su lugar
en un cielo sin estrellas
en una noche sin luz
en un olvido de las horas
que marcan sin cicatrizar

y es que ya es más de medio día
se que se tardo en llegar
la alegría
ahora al fin sonrío
esperando también
volar de prisa

Octubre se ensaña
dando taquicardias
o un exquisito sofá
esta vez el diván es de terciopelo
seducido por las mieles de quimeras
me emborracho con ellas
con el rocío de lluvia
espero la luz que recorre el cielo

suelo cantar desnudo
libre de ataduras
suelo cambiar las estrategias
suelo dar la vuelta
y girar la rueda de la fortuna
algo imposible con lunas como ellas

mi necesidad si acaso se nota
entre el carmín de notas de esa boca
entre lineas de la mano que comparo
la reparo, la conduzco con seguridad
a la euforia de saberse fiel
a una mirada, a un beso, a una luna eterna

Octubre me trajo mas que lo que me quita

2 thoughts on “Octubre casi inadvertido

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.