Obsesión Zafral

Releeré el registro de cada huella, cada nombre, cada promesa
no se reconocer la parte sensata del no saber distinguir
pero no hay remordimiento cuando veo tus ojos vestidos del mismo abril,
son solo nuestros los empolvados esbozos de locura
la casualidad dirigida del beso al final,
las emociones aun se entumecen cuando sueles escapar,
el antibiótico hace su papel,
eres el perfecto fantasma que mantiene su misterio
haciendo su actuación de un vil faquir
vagando por el viejo andén.
Obsesión zafral,
de remedios bajos,
de antídotos escasos,
de frustraciones en altibajos.
La función que vende tu agravio es efímera,
al final sigues haciendo tratos sucios con la soledad,
pero si traficas con el destino
que me amarre su colmillo para encontrarte,
que me sostenga el hilo y nos suelte al vacío por igual.
No intento interpretarte
ni agregarme a tu postura de criminal
me mordería la hazaña antes de desarmarte
pero cobíjame en el protagónico
aunque no me cuentes de que color era el sol antes de este demonio.
Huyo de ti pero le pongo nombre a tu caprichosa invitación
me denuncian los arrebatos de egocentrismo
el saber que algo mas de tu pasado es mío,
la enferma sensación de eludir el amanecer
donde me pierdo de poder marcar tu piel.
Puedo ser el ideal de tu imaginación
la amante de los sigilos al por mayor
asesino de realidades deshojadas
das por sentadas las manías que encuentras ahora congeladas,
eres predecible en el momento de afilar la espada
nunca te has ido
pero me dejas sin ti
y a tu sombra conmigo.

One thought on “Obsesión Zafral

  1. sigue siendo tu obsesion el releer las mismas cartas, ten cuidado corazon, el pasado siempre ha sido tu gran peso

    En buena hora me pasaste la pagina, sabes que siempre he sido exclavo de tu poesia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.