Nostalgia

Entré en este arrebato de nostalgia pensando de que gran manera deterioras mi inspiración y aún entre todo este arrojo doblegas mis ganas a admitir que eres lo mejor. Desvías mi mirada a lo que tengo guardado en la vieja caja, obligando a ser la única fuente de iluminación para dar luz a mis ideas y plasmarlas en tu desquiciada y poca vergüenza. Improviso lo que no llega, repaso cada versión pero en cada página vuelvo a toparme con tu intención morbosa, de seducir mis letras, de arrodillar mis frases, de atribuirte cada mensaje. Licencia son tus ojos en el cielo, como si buscara tu consentimiento mi locura, persiguiéndome una hoja de otoño volante, persistente en informarte cada antecedente. Culpable por adueñarte imprudentemente de mis sueños, te condeno a aislarte de mis páginas, a embarcar en otro puerto, esto es más que un dañoso intento de juego. Brutal forma de antecederte a mis suspiros, la sombra de tu sonrisa lastima, de sobras de recuerdo permanece el silencio, atadas a tu paso y sin permiso sellado. Da la vuelta hasta donde alcance tu velero, no esta demás pedir que lleves contigo lo que dejas en duelo, por verte partir y no irte si no te llevas entre tus maletas el aroma de un calcinado mes de Enero. Buscarte nunca ha sido trabajo, se respira el perfume de tu ausencia por debajo de las prendas que acarician cada amanecer mi resguardo, y las melodías que encierran mi descanso arrullan también el tuyo, pensando sin tregua alguna que estas a mi lado. No hay peor conflicto si no es el ajeno, si no es el que miente sin ser descubierto, por que muy en lo profundo de tus labios se recuesta lo evidente pero no hay forma de doblegar la distancia y tomar las muestras con la misma elegancia que tu imagen ronda y se instala con tan maliciosa fina estancia…

Otra vez es Octubre..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.