No me pidas que deje de soñar

Quién no ha querido amanecer pudiendo abrazar el sueño de esa noche…

Y si es que solo en sueños te encuentro,
dormiré vencida por el deseo de ese beso casual
que me lleva mas allá de este estúpido sueño
y recurro a él anhelando el poder arrancarte de ahí
para poder abrazar esa fuerza con la que sobrevives
y convertir en mi luz el brillo que tus ojos hacen destellar.

A millas y kilómetros de esta absurda realidad
aviento el papel arrugado por la impotencia de mis manos
donde firmé esa negativa de no querer verte mas.

Rehusando a despertar
enciendo fuego a las cadenas que me impiden alcanzarte
condeno la distancia, prefiero que me intimide tu elegante mirada
es esperanza pendiente… pero en esta realidad
no me permitas pensar que aún tengo minutos para amar.

Padeciendo de un viejo amor o alguno de esos males
apareció esta noche, desgarradora,
y no me pidas que deje de soñar
por que si solo en sueños te encuentro
dormiré vencida por el deseo de otro beso aunque esta vez sea mortal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.