Jaque mate

Envuelto en el misticismo de tu templo
de la epopeya de tu boca en frenesí
caí rendido, moribundo a tus pies de diosa
sin medicina para el dolor
ni receta para el éxtasis

no me pude reponer de la estocada en el pecho
ni pude reparar en el placer de estar contigo
por que hace tiempo la cosa ya estaba dada:
finges siendo la dama cuando todos te ven
pero eres la prostituta de moda que de madrugada alquilé

buscando acantilados en tu cuerpo
caí en la trampa de volverte a ver
sudando el pañuelo de tu cabecera
cercenando la duda del placer

sentinela de tiempos sombrios
esperando un nuevo amanecer
los placeres nunca fueron prohibidos
en tu cama ni en el ajedrez

el jaque mate consumado
la reina sucumbio ante el alfil
los peones sirvieron de bufones
en la movida que los vi morir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.