Inventos y fantasías

Demencia y mis fantasmas,
sobreviven con lo menos indicado,
una caricia que no ha sido aprobada,
y la perversión de tocar su maquinal torpeza
de mantener esos ojos donde no me miran.

Otra noche de inventos cercanos,
luna llena de mis vicios
de las fantasías que me arrullan
de imprudencias a bordo
de ti, de la ausencia
de todo el romanticismo que no estás dispuesto a admitir.

Por hoy tengo el pretexto correcto
para desnudar mi madrugada de prejuicios
para pedirle piedad a la luna
y adjudicarle este sacrificio.

Bohemio de los sueños que no se beben de golpe
loco por condición
soberbio por sus propios meritos
que aguda es la sombra que acaricia mi ceguera
que frío el extrañarte y dibujarte del lado de las traiciones
para complacerte hace falta más que un alma blanca,
controlador de impulsos
tu ego dramatizado en la lista de mis favoritos pecados.

Hay reclamos que los besos baratos no suelen borrar,
me compro un lamento imprescindible
con la garantía de no aliviarme
que me venza esta excedida y fastidiada utopía.

Tal vez tuviste un buen motivo para amarme
pero yo no necesito una razón para olvidarte
la última vez olvide decirte aquello que no es tan sencillo,
que los sueños también son libres,
que el amor tiene dos caras
que una vida no alcanza, que es tarde para venganzas
y entre tanto, me cuesta redimirme
no está en mis planes despedirte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.