Incendiando la ciudad

Estas incendiando la ciudad
prendiendo fuego en cada esquina, con cada beso
el patio de lavar, el bar, el circo
con dos copas de más
subasta de adulaciones y deseos

buscas el pretexto para atracar en Buenaventura
navegando barcos sin timón
hechar al mar tu porción de sal
nunca fue un buen aguero
ni lo mejor las primicias y los enredos

en el fin del mundo como contexto
la sabia labia y la cara cuadrada
fueron tu pasatiempo en días de traición
bailando sin contratiempos
entre redobles baja tu falda

“las promesas de amor
se dejan para mejor ocasión
las noches pueden ser largas
entre las piernas de dos damas”
lo dijo Napoleón cuando se entero de la pasión de Josefina

al final naufragas en el mismo puerto
con el mismo loco de atar
tu capitán y tu verdugo
que te quema el corazón
y te viste de gala

al final nunca te enamoraste
y no fue inalcanzable la boya
salvame ahora que mi isla te pide en silencio
una bofetada, el beso que nunca diste
y la naturaleza viva humeda en deseos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.