In Memoriam.

La serpiente de luz sube la colina,
Mientras tú vas en busca de un lucero más allá del mar,
Vaya días los que se aproximan,
De lluvias y tristezas, llenos de melancolías.
Tu primer recuerdo llega a mi mente,
Entrando por esa puerta pude notar tu elaborado castillo y tu galaxia en guerra.
Cobardemente el llanto se esconde de mí,
No puedo dejar escapar mi doliente sentir,
Que juega con tus palabras diciendo adiós.
Aun no lo creo,
Tú, que siempre contaste con una sonrisa.
Tú, que siempre mostraste ánimo para seguir en la lucha.
Pero ayer fue distinto.
Te dices cansado y esta vez tu tono es serio
Intento hacerte sonreír y
Tu mano apoyada en la frente demuestra lo que hace tiempo se.
Recuerdo aquella pelota estrellarse en el cristal,
Tu palabras sobre la cabezona tu manera mordaz de hacerme notar,
Que en ella amor no voy a encontrar,
Las noches que cuidaste de mí y de papa,
Aquella llamada cuando supiste de tu cruel realidad
Y tantas otras cosas que en mi cabeza vuelan de aquí para allá.
Fuiste parte de lo mejor que me encontré en la vida
Amigo, confidente de vidas paralelas,
Elocuente, culpable frente a papa,
Familia y tantas otras cosas que ya no tendré más.
Perdona si no pude contarte mi sentir,
A ti que sin pena alguna vez me lo contaste a mí,
Es solo que nunca quise en mis palabras dejarte ir.
Siempre fui mejor que tú en cualquier deporte,
Pero en esta carrera aun no te puedo alcanzar
Llegará el momento que nos reencontremos en la eternidad.

Jose Alberto Rojas Garcia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.