Hasta siempre capitan.

Se vistió de frac
y en su cabeza llevaba puesto un bombín,
se despidió de todos con tono ceremonial
pero sin quebrarse por su impávido fin
yo le escucho como tantas veces
y sin darle ni un si, ni un no,
permitiré que como lobo herido se cure el dolor.

Dejare que se haga aun lado,
si de momento se siente alterado
es su decisión dejar el barco en el papel
como fiel ilustre puedo comprender
que la orquesta del titanic le hará entender
que quince o veinte copas
pueden hacerle bien.

Deja su bitácora en espera de ese viento
que sopla y se cuela por las rendijas del silencio
para que al ardor de las botellas
su pluma caliente de nuevo las tintas,
le pondré canciones que hagan retorcer sus tripas.
no para preciarme de su dolor
más bien para hacer que vuelva su pasión.

Conozco su cadáver para saber
que en menos de lo que canta un gallo querrá volver
se negara tres veces pero llegara
contando las peripecias de su exquisito placer
de una visión que nació en un burdel
insistirá harto de la monotonía,
del silencio que castra como hoja vacía.

Vete capitán si así es tu deseo
que tus marineros aunque no son bastos
no le temen al re fuego
esperaremos que abordes
en cualquier playa, en cualquier islote,
con tu nuevo canto, con tu buen poema,
y el timón a tu mano pasara sin problemas.

Desde el exilio te augurio buena fortuna
que los vientos te remolquen
a los brazos que nunca mienten
y los mares te lleven
a los sueños que no se pierden.
con mi saludo fraternal,
hasta siempre capitán.

One thought on “Hasta siempre capitan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.