Espera anhelante de un amanecer…

Tapa tus oidos, Escúchame! Calla, pero gritaaaa! Mírame con tus ojos ciegos, pues que has de ver que no hayas vivido, ama lo que no has visto y sonríe a lo que esta frente a ti, en esa oscuridad tan inmensa a la cual has encendido fuego y hay una sensación inexplicable, inexplicable como tu piel tan suave que emerge de un alma bondadosa y noble, de la ternura de este corazón terco, lleno de amor y de ternura asombrosa, asombrosa como tu misma esencia que perdurara hasta que no haya más aliento que absorber, descansando en los límites de la locura trascendental del espacio ambulante que invade nuestras mentes y que acaricia con suave desdén nuestras almas, nuestras almas que pronto se unirán con votos de por medio, votos de amor, de fidelidad, de confianza, de lealtad…

Compartiendo un mismo espacio, pensamientos, defectos y virtudes,
Descubriendo nuevas formas de amar, de ser libres, de reír, de llorar, del sufrimiento que es a lo que todos temen, marcando un estilo de vida bajo las leyes que el “UNIVERSO” nos da para tener una triple cuerda rigiendo nuestras vidas por el amor y la comprensión de nuevas facetas en una historia como no habrá otra…
Sólo queda decir, GRACIAS! a la vida, a las leyes del universo, al Dios que permitió encontrarnos al cruzarnos en el camino varias veces sin darnos cuenta que teníamos frente a nosotros la felicidad anhelada, a TI por creer que aún se puede amar, en un mundo de hipocresía y maldad , y a tus padres por guardar y cuidar la costilla que tenia extraviada, sólo queda decir GRACIAS!!!

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.