Ensenada

Escribí en la piedra al filo del precipicio tu nombre con sangre
mientras el sol le guiñaba al reflejo de tu rostro en el mar
cuando en el mirador al mundo de ensueños
hicieron las paces el cielo, la tierra, y tu
el aire, la brisa, las nubes, y yo…

quise besarte al ocaso pero no me atreví a profanar el sagrario de tu boca
quise en un abrazo decirte “cariño las naves están apunto de llegar”
quise creer que el tiempo no es el enemigo de las realidades
y aprendimos a volar..

fuiste la reina de Seba en el palacio de arena
mientras Salomón con su revolución recitaba tu exquisita poesía
la fantasía dibujo en el horizonte la euforia de una mariposa de hermosas alas
y el crepúsculo tocaba las notas de la destinada canción

fui el dios que vino a tomar tu mano arrodillado ante tu esplendorosa ensenada
sin guitarra, sin pandereta pero con la corona y el cetro de la victoria
sin nudos, sin ataduras solo con la gloria del perfume de rosas

fuimos Zeus y fuimos Venus
fuimos los dioses en la ciudad del mar y fuego
la que no duerme por que sueña
la que escribe la vida en lunas nuevas
y nos debe la historia con tinta indeleble
de Aquiles y Briseida

cuenta la leyenda que aun se puede ver mi nombre en la piedra caliza

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.