Enganchate a mi tren

-¡Toc toc!- suena la puerta.

– Muy buenos días- dice ella, -estás en el jardin donde convergen las estrellas, duerme que apenas empieza… esta osadía.

– Hare valer mi poesía, en la primera hora oportuna, dijo el.

– Por la mañana son mejor, los besos mas ricos son los frescos.

– ¿Y en la noche?

– Agradezco el “aquí” y el “allá”. Está bien de novela con un guión improvisado.

– Te besare…

– Se me eriza la piel, ¿puedes hacer eso en mi cuello?, ahora que esta tan descubierto.

– Si me embriago de tu cuello, de tu nuca, de tu cuerpo…

– … Sin detenerte, sin reparos, sigue hasta mis labios que estaran ansiosos por beber tu elixir, vamos no tengas clemencia de mi ser, deja que brote de mi interior el deseo apagado que vuelve a renacer como lava ardiendo, ven, tomame…

– Te tomaré, con el deseo mas prohibido, con las ganas de hacerte mía, te tomaré por sopresa, aceleraré tus latidos como campanas de catedral, te llevare despacio por carreteras de placer, sabras que no hay mejor lugar que estos labios para descansar.

– Entonces caere rendida en esos labios que me ofrecen el único camino rumbo al éxtasis, tus ganas seran saciadas mientras avanzas por mis caminos curvos, no tendras tiempo de mirar atras, seras tan mío, seras mi esclavo a plenitud, vamos, deja tu escencia en mí y regalame tu respirar agitado justo antes de hacerme tuya.

– Cuando menos lo esperes sabras, que las leyendas sabran a realidad, que los cuentos de reyes y princesas tambien se cuentan en tu ciudad, en tu habitación, en tu cama. Sentiras el escalofrio justo antes del cenit crucial, mientras nuestras miradas se crucen cómplices, al compaz de nuestras lenguas hurgando recovecos, con el olor de nuestra primavera, con el sabor de tu exquisita piel canela.

– Entonces pongamos no un final feliz, sino un para siempre a este cuento de hadas, si te atreves a contarme en mi habitación tu plan siniestro entonces el escalofrio no estara presente, sera tu calor el que sentire, sera mi pasion escondida quien te atraiga, no dejare un solo instante al tiempo, quiero ser tuya en cada suspiro que des, quiero robar de ti esa loca ansiedad y plasmarla en mi piel, llevarte a volar y que descubras un nuevo aroma en tu vida, sí, uno diferente, uno distante, pero a fin de cuentas, se quedara por siempre en ti y sabras que has hecho lo mismo conmigo, vamos, enganchate a mi tren…

One thought on “Enganchate a mi tren

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.