Ella en el cuento como en cualquier día

Se asomó donde su reflejo no llegaba,
la noche fue larga,
logró acariciar la neblina de sus ojos cerrados
y abrir las puertas del desquiciado pasado.

Observó con delicia las flores secas,
en la tumba de las notas
que una vieja y fina guitarra ya no hacían sonar…
nunca vuelve la misma travesía a ser igual.

De pronto despolvoreó la adrenalina,
solo queda el recuerdo de cómo se sentía,
la marca se despinta antes de llegar,
su alma perdida la encuentra
(Tentación a delatar)
en el viaje de ensoñaciones pervertidas.

La misma debilidad
las caricias compradas con miradas,
con la maña de bajas palabras
y la adicción por la infidelidad.

Es un día cualquiera,
con el miedo colgado de su falda
empática igual.. hacia las charlas a la nada,
el cuento se lee como siempre, entumece el paladar.

El perfume que la compra…
ya no pasa por la misma calle,
ahora cancela los viajes
y traiciona su propia conciencia
solo por regalarse unos cuantos solaces.

En las huellas que las manecillas olvidaron
hablan un par de arrugas,
se escucha la misma voz,
el tiempo sale caro,
la inversión se pierde cuando se trata de dos.

Ella en el mismo cuento,
donde todos desaparecen cuando se trata de dar
donde se pierde en el camino con los años
y solo se asoma a quien nunca se atrevió a mirar…

2 thoughts on “Ella en el cuento como en cualquier día

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.