El oso.

“Cuando uno alcanza el punto medio de su vida, una de las grandes revelaciones esta íntimamente relacionada con los recuerdos. Reclaman todos sus derechos y uno empieza a preguntarse si en ellos no estarán las llaves que cierran las puertas de la personalidad.”
Hace diez años, en una sala donde se podía ver de frente a la cocina, una pequeña teoría sobre el fin de la razón salto sobre mi y me pidió que consintiera hacerme un test. Yo como buena rata de laboratorio permite que empezara su experimento.
Vas caminando por un lugar como es?:
Es desolado y algunas espigas las arrastra el aire.
De repente se te aparece un oso que es lo que haces?”:
Lucho con el, forcejeo y al final salimos abrazados y caminamos juntos.

El test continúo.
Años después, entendí mi respuesta y vi. que hoy es así.
Mi padre y yo siempre estuvimos en distintas corrientes ideológicas al menos parecía así.
Hoy que han pasado los años que le pintaron las canas, que ya no soy un niño queriendo ser yo.
Ahora que los años me han dado experiencia que experimente de todo incluso sufrí.
Me doy cuenta que lo abrazo, que cuento con un amigo, que nunca quiso ser mi contrincante, que es mi mentor.
Que somos tan parecidos pero diferentes, que fuimos canallas y que hoy las cosas cambian, puedo decir que conocí al oso y que a mi lado va su amor.

2 thoughts on “El oso.

  1. somos nosotros queriendo ser oso, o somos el oso queriendo ser nosotros? con cualquiera de las dos formas salimos ganando

  2. tenemos que pasar por el lugar donde ellos estan para entender que “ellos” nunca son enemigos aunque a nosotros nos parezca que se empeñan en hacerlo..
    Canalla: aqui estoy cumpliendo con mi palabra!!
    me debes un chocolate blanco..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.