El fin.

El piso es frio, gris.
Algunas caras nuevas
caminando por ahí,
algunos viejos conocidos
a distancia de mí.
En la plataforma el orador
explica que se acerca el fin,
no al estilo hollywoodense,
ni al estilo de lo mayas,
pero algo viene por ahí.
Hace poco soñé,
a la distancia las nubes grises
se acercaban en remolinos,
entre un rojizo infernal.
Me despido de mi hermano,
me mira y asiente sin agravio,
un beso y la puerta cierro.
Mientras el mundo parece acabar
busco un lugar,
quiero protección.
Lo inevitable se acerca
mi cuerpo ante mi vista
se hace cenizas,
aun mi alma consiente
como un juego en tercera persona
me veo como los cuerpos de Pompeya
mientras mi espíritu se desvanece.
Sin agitación me despido
bien conocía mi fin,
despedirme no es sencillo
tampoco es algo que nunca conocí,
sin embargo no es fácil,
pero tiene que ser así.
Adiós luna plateada
alguien tiene que ser coherente aquí
no te niegues si Dios te habla,
no abandones tu camino así
y si el diablo toca a tu puerta.
Es mejor no abrir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.