Domingo.

Durante medio programa te busque
y al fin te encontré.
En compañía de las abejas
fuiste mi miel.
En el intermedio buscamos agua
creo que mi fiel escudero
fue quien nos reencontró.
Te mire,
mientras conversaba con un conocido
me moría de ganas por estar contigo
pero no podía ser tan obvio,
así es como tú te has comportado
y de esa manera tengo que ser.
Termine la plática
a tu sequito y a ti,
las salude.
Te pedí tus lentes obscuros
sin dudar los ofreciste
y ponérmelos me dijiste no te van bien.
Se retiran a no se donde
de repente reapareces
pasas por ahí rápidamente
como brisa de abril
en pleno otoño.
Te observo
que miras tu?
Creo que en algún momento tu vista se poso en mi.
Yo solo sigo mirándote a ti.
Aplausos,
el fin.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.