De las crónicas de una Princesa

Una princesa encaprichada por vivir sonríe,
atormentada por un pasado lleno de huecos con serpientes.

Paseo por la vida con una mueca de seductora fingida
con el cabello corto y el rizado en agonía
el mismo brillo y fantasmas en los ojos
la grieta en los labios
de morderme sin ocultar las ímpetus reprimidas.

El sol aparece y solo suspiro por la vida
doy gracias por fe y vivo por pasión

-me acaricia la inclinación de coquetear con la muerte

si hemos cruzado miradas no me acuerdo
porque la muerte conmigo ha innovado sus perversiones
ha descubierto que mi piel causa un efecto con contradicciones.

He asesinado con ardor
me he acobardado por amor
he mentido con y sin intención
he desfallecido por propio error…
no conoce de perfección mi voz
pero canto por los demonios que llegan siempre
en la peor ocasión y de dos en dos.

Callo con agitación por las derrotas y los infieles
me amarro al dolor para sentir la vida en mis bajos andenes
hablo lo que no debo y no me llevo bien con la depresión
tomo pastillas y me río con delirante emoción.

Confieso que no creo en el destino ni duermo desnuda
para que la soledad no pretenda hacerme el amor
no es que me incomode su libidinosa aparición
pero tenemos un pacto de sangre entre ella y yo.

Me distingue una fragancia de agua azul
pestañas largas y autoestima desequilibrada
la sonrisa es la garantía de que pase lo que pase, todo estará bien
ya no brindo con vino
pero mi copa sabe mejor con te quiero´s y olvidos.

Dulces de tamarindo y unos buenos versos se vuelven mi adicción
escribir y soñar, mi comida fuerte del día
el dibujo y la pintura los entremeses entre comidas
pensar en él, la agonía que me inyecta de energía.

A menudo discuto y hago las paces con mi imaginación
soy feliz por decisión y hermosa por condición,
uno que otro me odia y me esquiva en el callejón
y yo me río de su ingenua niñería, por dedicarle a la actriz tal atención.

Llevo en la cartera más errores que aciertos
algunas monedas de desilusión
tarjetas de desconocidos ofreciendo sus servicios
y fotografías de unos cuantos que me trastornan de amor.

Soy pobre de noche y rica de día
me sorprendo con facilidad y se me dificulta expresar
tengo amigos y a los mejores padres
estoy viva y disfruto con intensidad y drama cada instante del viaje.

One thought on “De las crónicas de una Princesa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.