Cómplices en decadencia

Tus esquemas no son parte de mi engranaje
tus contradicciones son el aguijón al corazón
tus mentiras son el vino que embriga las noches sin ron
mi arrogancia puede vertir en humo las añoranzas
hacer de este huracan una lluvia gris
mis fantasías no las conoces bien para decir que “toco, abren y me voy”

pero si aun asi
si decides sacar el revolver de la guantera
amartilla bien, cuidado con la culata
dale los seis, ten cuidado de estropear la almohada
asegura bien la fiesta
que suelo levantarme tres dias después

desatamos el último nudo de complicidad compilando misterios,
desnudando fantasías
el derecho a una vida ordinaria fue prohibido después de aquella madrugada
termino la magia, acabóse de los sueños
los cuentos de los ciegos suelen tener texturas apocalípticas,
ficción en borbotones
la razón esta embalsamada a la luz de la luna
entre cenizas, tinta y una oración de paz

reconozco mi adicción a las historias sin final
a las grutas sin terminar que deja la locura
aunque me cure las heridas en silicón
cada sabado por las noches en algun lugar de baja moral
siempre estaras seduciendo al gramo de complicidad en decadencia
lo poco que das, lo subasto entre demonios
sin son noches con sal, haremos buen negocio

2 thoughts on “Cómplices en decadencia

  1. Termina la magia y se dice adiós… mentimos diciendo que quedan rastros de recuerdo pero esas flores con espinas se marchitan luego…..nada de nostalgias en historias de media noche, finales sin claro final, solo puntos suspensivos…

  2. el derecho a una vida ordinaria se pierde cuando el mundo irreal se apodera de ti, caes en un coma permanente cuando nada es tangible…
    “adiccion a las historias sin final”:. ??? pero por supuesto…. y no qiero sanar las heridas, es mejor asi…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.