Cerrado por inventario

un corazón maltrecho, dos libros sin leer
una guitarra muerta con atisbos de placer
algunas quimeras desnudas en la cama
un causa atropellada, un ángel, un laberinto

un dardo envenenado disparado a traición
medias lunas esperan un pecado absuelto
un apretón de manos sin ánima, sin perdón
son ecos en la jaula de un asesino a sueldo

medio plato de sarcasmo para la cena
tres universos dispersos en la azotea
una copa de cristal para las lágrimas de penas
botellas vacías ya adornan la alacena

una baraja adornada con cinco ases
un dado cargado para desempolvar la fortuna
la reina comprometida del ajedrez
la duda del peón seducido con ultrajes

calzado de piel, botas negras
desnudando estrategias de guerra
el traje gris del caballero que no fui
se usa cada noche de viernes a las tres

un reloj en marcha suena a las seis
un calendario en blanco para la ocasión,
una premisa para los últimos sueños
un acordeón de cosmopolitas sin redención

siete mariposas cubiertas de miel
en la blusa transparente de alguna extraña
siente cada vez el frío en la piel
las mentiras de una que se cree dama

puntos y aparte…

dos fotos sin fe, una altar azul
ángeles y flores con propia luz
un cielo adornado de estrellas
reyes sol y primaveras…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.