Recorriendo la ruta

Atrás quedaron los infames trucos de libertad
expuesto el corazón no se puede regresar
te dije adios un par de veces, y cien más
no lo pude evitar, algunas tragedias se sortean al azar

con la carga que dan las noches y la verdad
decidimos recorrer la ruta reparando en algún hotel
aligerando las penas con el veneno del licor
saltando de cama en cama, de orgasmos a breva

jugando a la ruleta en algun casino
apostando sin perder la compostura
entre llantos contenidos y algo de histeria
con la moralista doctrina que nos agobia

nos volvemos a ver cuatro estaciones después
con historias incompletas que aderezan
con braguitas de papel, azucar y sal: la cama.

Mil veces y una más

Solo él….”

Te compro la propuesta, la sonrisa y el sarcasmo,
la violencia de obligarme a decir “Lo siento”
el retraso, la fragancia de desconcierto…
el encanto de tus ojos rasgados.

Extraña coincidencia marcan tus labios,
la misma hora, mi lugar favorito…
el mismo juego,
la misma marca.

-Una de dulce para mi té,
nunca supiste que lo tomo sin miel…
-una serenata a mis pies,
prefiero tus manos que cualquier nota en papel.

Aún con todo, colonialista excepcional,
me inclino ante esa mueca que desviste el misterio
de tu labia…
de esta seductora coartada.

Te firmo mil veces y una más ese contrato
esta sociedad que hemos vaciado
por ti, por mí,
por lo incompleto… por lo imperfecto.

Me convencen los arrebatos,
el crimen de traducir cada momento exacto
la interrogante ante mi tímido halago
y verte como ayer… por atreverte a este presagio.

Aprendí a disfrutar tu ausencia
tanto como ese beso cuando no dejo de temblar,
que vuelvas cada vez a mi es como un descaro
a las críticas, a los tontos que no saben descifrarnos.

Tu y yo hacemos guerra, hacemos historia…
que los ojos ajenos se sigan vistiendo con nuestra tregua
con los errores, las caídas, las espadas…
nada importa si marcas así tu nombre en mi falda.

Me vuelves de ti,
perder la batalla es un placer,
guárdame el beso para después
pero regálame la mirada,
mientras firmo el tratado mil veces y otra vez.

Canto con mi mejor mes

El murmullo de malos pasos deja una grieta en amenaza
la costumbre hizo su actuación y el amor se escondió
guardo en el baúl una colección de malas propagandas
y en los labios un beso que me alivia la demencia.

Tengo un libro que me dice como vivir
un consejo listo para bailar
los colores de mi pincel
y los sueños que son más fuertes que la piel.

Canto con mi mejor mes,
comparto la osadía de avanzar solo con él,
de risas locas y sollozos tristes se adorna mi cabello
y aún hay espacio para princesas y felices inventos.

Conservo  -por desgracia tal vez-  el sabor de mis vicios
sacrificando la salud mental
pero la historia se sigue escribiendo
retengo la sonrisa por si es verdad que la esperanza muere al final.

Vivo con la debilidad de mis pies
es ganancia pues solía sentirme fuerte al caer,
me alegra la epifanía de despertarme y poder correr,
a los sueños, siendo el recuerdo solo un elemento de lo que fue.

Clausuro por convicción y no por persuasión:
un par de lagrimas, un par de sonrisas,
un par copas, un par de conocidos…

Extrañar es como una violencia a domicilio
los viajes a la locura, las charlas de tríos,
las siluetas de seres en vagabundos,
la libertad que solo se condicionaba al sonido de mis silbidos.

Llega Octubre con un toque de alivio,
con la fuerza que solo tiene el sentirte tan vivo
con la nostalgia de aprender a sufrir con elegancia
de llorar y saber que cada lágrima construye en rincones desapercibidos.

Canto con mi mejor mes,
como un parte aguas, de la vida y de vivirla…

Tres luces prendidas para este impar…

Que las copas se llenen, que las luces festejen, que la pasión no marque sus límites…

Con que fuerza me saluda otro aniversario, se suman cuentos al almanaque, dolores que se instalan sin un adiós es sus labios, sonidos de risas que me recuerdan por que vale la pena luchar, aciertos y absurdos tropiezos, amores dormidos y laberintos aun sin puerto, miradas libres de palabras que se convierten en misiles, noches de locura y amaneceres en soledad.

Aun no he desarrollado un gusto por los números impar, pero esta tercera copa merece ser levantada por la locura transitoria que adorna mis complejos, que viste mis atrevimientos, que me tiende trampas noche tras noche, que me contamina sin aviso y me delata, que guarda mis secretos y otros los grita con descaro….es necesario festejar por otro año donde las letras hicieron su juego, por la revelación de cartas marcadas, por conquistar mis días con emociones invisibles y caricias de papel.

Que la vida resuene en este día por las glorias que se me escaparon, que reviva la voz que un día llenó de flores mi corazón, sigo siendo tan adicta a mis fantasías y a las reyertas con buena trama como al silencio y a las batallas que esconde la madrugada cuando menos las reclamas.

Cuanta intensidad acusó este año….

Me robó el aliento mas de un “Paseo inmoral” (citando al maestro Cerati), me perdí por placer pero gané por bondad. Celebro mis torpes movimientos pero acertados al fin, los vicios exclusivos que sigo nombrando solo para mi. Hasta la frustración que me regala cada desmayo, pero sobre todo, celebro el perdón que me enseñó esa voz al desafiarme con la revelación de ese mal poco honesto que sacudió a mis padres. Veo en su mirada miedo y pensamientos inestables y confieso que aún no encuentro mejor cura, que ver a mi madre sonriendo.

Aventé una moneda al aire y adquirí unas cuantas traiciones, nada irrecuperable, contingencias de una fe basada en penalidades, errores de seres imperfectos, en el camino se pierden amistades solo cuando tienen la marca de descuento, nada que la vida no te de para saldar, se puede empezar desde cero, los amigos perdidos pueden dejar de ser unos desconocidos mientras aún haya tiempo. En “sueños en trance” escribiré el nombre de un loco par del que aún suelo reírme y extrañar por defaul.

Guardo una leyenda en el corazón, no creo que caduque en realidad, ficción de una vida que no será -una luna llena contagiada por un par de versos me la regaló- le pongo un altar por la perfección, por la intensidad que pinta el protagonismo, este año fue también mi inspiración, altanero en drama, “bohemio de los sueños que no se beben de golpe,
loco por condición, soberbio por sus propios meritos”, vive sin decir adiós, no importa cuantas veces se despida o cuantas veces me despida yo.

Más de 10 veces me decepcionaron y quizá 20 lastimé, pero son incontables las veces que me han hecho reír y no caben en mis manos las sonrisas que he regalado. Me han traicionado pero no soy perfecta y a más de uno he hecho sufrir…aún me pregunto por que la vida se basa en desperfectos y perdiendo tiempo para empezar otra vez a construir nuevos cimientos.

Me costó el alma dejar en libertad, aprisionar el amor, darle mas peso a la lealtad, dar un paso adelante dejando parte de mi vida atrás, cada luna llena soñaré encontrarlo, cada Octubre pensaré en el andén que nos cruzó, guardo la esperanza de verlo a los ojos y ver el mismo paraíso que leo y trato de alcanzar cada día, como duele cuando todo se resume en traición pero no se puede servir a dos seres. Tarde lo entiendo pero el tiempo dirá que no existe mayor amistad que dejar en libertad.

Nuevos pactos en mi libreta, algunos renovados, el permitirme romper algunos me salió bastante caro. Trío de pecados, humo de demolición, labios rosas en la travesía y alcohol para llevar.

Adopté también nuevos conceptos, un corazón cada día mas viejo, se restan segundos según un inculto estudio, pero se suman besos que alivian por mucho lo que los comprimidos no han hecho.

Casi pierdo en el camino al duende de mi almohada, hoy me alimento del anhelo de re-enamorarme de la quietud, de la pasión que de madrugada me suele desnudar, de ese tono férvido que sabe bien ocultar, de las manos que no dicen nada y a la vez lo dicen todo, de la fragancia del orgullo con el que me suele desequilibrar, de las complacencias, de sus adicciones, de mis terquedades que lo desquician, de su valentía por perdonarme cada falta y seguir a mi lado a pesar de lo pintoresco de mis días, de él, simplemente de él.

Un año donde recordé que el desánimo tiene un autor y un objetivo, que vive feliz por las separaciones, por la falta de amor, por la desconfianza, por las traiciones, por los engaños, por los rencores… cuando lo importante no es cuantas veces ni como caemos sino como nos levantamos, como confrontamos la flaqueza, como luchamos para que nuestras manos no caigan, como seguimos en la guerra sin armas ni motines…

Este aniversario le da la bienvenida a nuevas lecciones, donde aprendí a prescindir de algunas opiniones, donde aprendí que la confianza se puede perder pero también se puede ganar, que no necesito que crean en mi para ser feliz, que la felicidad la hago y la decido yo, para lo cual es necesario ser lo suficientemente valiente para sufrir, para aprender, para caminar y para correr.

Que los días sigan con esta emoción, con esta pasión que deja de todo y al final nos quedamos con lo mejor, que te inyecta dolor pero te enseña a ser mejor, que se ríe cuando tropiezas pero hace una fiesta cuando decides levantarte, que te muestra quienes están ahí para ti y a quiénes tienes que correr para alcanzarlos, a quienes has dejado atrás y que se necesita para levantarlos y sobre todo, lo que pesa soltar algunas cuerdas….

Un aniversario distinto, de fieles lectores, de locos autores, donde comparto el festejo a distancia y a la vez lo siento solo mío…

Un aniversario de locura, donde hay mucho que celebrar y otro tanto que lamentar, por tantas lunas, por la inspiración de nuestros días, por ser parte de nuestra vida…

Duende de mi almohada

Para el, “Mi porción de realidad” que a pesar de todo me acompaña y no le teme a mi locura ni a mis desmayos…y ahora, a las marcas en una piel que por mucho, ha sido de el….

La clave del acuerdo:
tu esquivas mi locura y yo tu excedente de cordura,
mis malas manías y erradas señales solo son el sobrante
de los besos azules y los silencios para alabarte.

Cuantas veces olvide el amor que te jure
la costumbre es estática pero yo… soy volátil!
mas de una vez me detuvo el miedo a enredarme en el desplacer
de no contar con un atajo y en el desliz mil veces te extravié.

No cuento (si existen) los besos ajenos robados
si crearon adicción también se jugar al ladrón,
el tiempo me da el placer de reconocer cuanto te he amado
y que es mejor la vida olvidando lo que seremos en cuentos pasados.

Me deshago del as que guardé entre los pies
destruirnos nunca fue un buen plan
me río de los motivos vanos,
de los que no se suelen mover por mera fe.

Conservo la vulgar rareza de no prescindir de ti,
la torpeza catastrófica de no extrañarte por no debilitarme
y entre tanto, solo puedo aspirar a volver a encontrarte.

Maestro de mis errores,
he odiado el no olvidarte en cada batalla
y de pronto eres mi refugio de nuevo,
la mano que me acompaña, duende de mi almohada.

Tu football y mi pintura
tu perfecto léxico y mi informal ortografía
mi pasión por las quietas letras y tu vicio por el desenfrenado ruido
mi cabello corto y tus ojos rasgados
tu realidad y mis locos sueños de contrabando.

No falta más en nuestro absurdo cuento
es tan imperfecto y tan romántico,
tan desesperante y tan viciado,
te veo a mi lado y no hace falta comprar caricias,
ni sonrisas… todo lo encuentro en nuestra utópico mercado.

Pero que va… si me veo en tu mirada igual que ayer,
que importa las veces que hemos discutido,
los errores, el pasado….
abrázame por que hoy no tengo planes de escaparme de tu lado.

Mañana querré prometerte que cuidaré tu vejez,
pero conoces el pronóstico de mi estado
que mas da si me tienes desde hoy,
deja de esquivar el resultado y disfrutemos de vivir
preparemos un viaje donde no habrá que despedirse,
mírame en ti, aún si llegara la ausencia…

Así son nuestros días… de viajeros
así son nuestras charlas… de aventureros
nada ha cambiado, que no nos limite el presagio,
así será cada desencuentro y aun con todo te quiero.

Vaya valentía decidir quedarte a mi lado
hace tiempo no me alegraba tanto un final tan inesperado
y sueño de noche y cada día amanezco buscando tus ojos
y estás ahí, a pesar de todo… y solo te veo
enamorándome de como inicia todo…

Te oferto mis disculpas,
tu véndeme el descaro
hagamos como que la vida no nos ha separado
re-compremos la fe que liquidamos.

No me mires a los ojos del pasado,
“besarnos ha sido lo mas entretenido en el intento de odiarnos”
pidámosle al tonto destino un crédito
un adelanto de lo que nos tiene preparado.

La adicción a mi piel te delata
yo me auto denuncio loca por tus excesos,
perdida por encontrar “el amor”
que regatee cuando apenas ni me despedía.

Vuelvo a leer tu carta,
repaso tus notas mas baratas,
admito que tu egocentrismo me trauma
pero nada como las quimeras que me contratan.

Tengo la propuesta perfecta,
seamos la respuesta mas indirecta,
la necesidad mas discreta
la pareja mas imperfecta.

Eres tu lo que ya no necesito
pero soy yo lo que sobra dentro de tus requisitos
hagamos indispensable la pasión
como la sonrisa al escuchar aquella canción.

Si pretendías herirme con la historia que te inventaste
no me angustio ni discutiré tu supuesto
pero déjame ofrecerte un trato mas imparcial,
no miento cuando digo que tengo el acuerdo mas perfecto.

Dejemos que el mundo se caiga a pedazos,
si me miras como ayer
no tendré objeciones, ni tu malas consecuencias
las personas en el laberinto de malas fuentes, se pueden perder.

Derrochas el tiempo en interpretarme,
sabes que soy tan inestable,
si lo que te di es menos de lo que te quitado
robemos el beneficio de la duda,
empecemos de cero la cuenta…sin viejos cargos.

No tengo mejor respuesta que esta,
termina tu café mientras yo me visto de maniquí
y no me hables de anaqueles mágicos
ni me ofrezcas bendiciones
pero enloquéceme con tu Sí….

(Dedicatoria Especial)

Ella en el cuento como en cualquier día

Se asomó donde su reflejo no llegaba,
la noche fue larga,
logró acariciar la neblina de sus ojos cerrados
y abrir las puertas del desquiciado pasado.

Observó con delicia las flores secas,
en la tumba de las notas
que una vieja y fina guitarra ya no hacían sonar…
nunca vuelve la misma travesía a ser igual.

De pronto despolvoreó la adrenalina,
solo queda el recuerdo de cómo se sentía,
la marca se despinta antes de llegar,
su alma perdida la encuentra
(Tentación a delatar)
en el viaje de ensoñaciones pervertidas.

La misma debilidad
las caricias compradas con miradas,
con la maña de bajas palabras
y la adicción por la infidelidad.

Es un día cualquiera,
con el miedo colgado de su falda
empática igual.. hacia las charlas a la nada,
el cuento se lee como siempre, entumece el paladar.

El perfume que la compra…
ya no pasa por la misma calle,
ahora cancela los viajes
y traiciona su propia conciencia
solo por regalarse unos cuantos solaces.

En las huellas que las manecillas olvidaron
hablan un par de arrugas,
se escucha la misma voz,
el tiempo sale caro,
la inversión se pierde cuando se trata de dos.

Ella en el mismo cuento,
donde todos desaparecen cuando se trata de dar
donde se pierde en el camino con los años
y solo se asoma a quien nunca se atrevió a mirar…

Imploro

Que no se anuncie la caída de las lámparas
no rompan el silencio los mormullos
que no entrampen las ansiedades
anclando en puertos ajenos

Que el escombro no incite a excomulgar
no se ventile de las huellas su suciedad
armando vulnerabilidades
que encallan invitando a alimentar con obsesión

Que se orille la ceguera que retiene los olores
no marchiten las flores amargas
para dar motivo y fabricar miel
después de inculcar algún otro trágico bien

Que la neblina no nos vista
cubriendo la tempestad
malgastando uno que otro intento
arriesgar aunque se tema perder lo terso

Que la voz llene la boca de este imploro
seduciendo a no retroceder
coagulando los intereses
capturando los desniveles..

Debraye

Alegría
Cada nuevo día
Tentempié
Al amanecer
Nota de despedida
Cada domingo a las 10
Mal de amor
Nueva canción
La rutina
Triste enemiga
Un buen plan
Para no fallar
Lujuria
Cada noche a la una
Desesperar
No puede pasar
Resistencia
Abstinencia
Mentiras piadosas
Fotografías
De diez
Firma de rendición
En esa boca
Bandera blanca
Ante esos pies
Libertad
Te para tres
Debraye
De ironías
Que mentiras
Las de ayer
Dulce golosina
Esa mujer
Soledad
Vamos a dormir.

Gris

Quiero fumar las nostalgia de vivir
en el patio trasero de casa
quiero tomar el licor de ayer
sentado en una silla de plata

contrario a lo que me enseñaron
me deje crecer el cabello
amar no es artilugio de la fe
saber besar, solo lo hice una vez

hace tiempo ya
que la vida me trae de vueltas
ir un poco mas allá
de lo que dicta la conciencia

¿acaso puedo fingir morir?
lo hare cada mañana
¿acaso vivir es vestir de gris?
intentare levantarme de cama…