De las crónicas de una Princesa

Una princesa encaprichada por vivir sonríe,
atormentada por un pasado lleno de huecos con serpientes.

Paseo por la vida con una mueca de seductora fingida
con el cabello corto y el rizado en agonía
el mismo brillo y fantasmas en los ojos
la grieta en los labios
de morderme sin ocultar las ímpetus reprimidas.

El sol aparece y solo suspiro por la vida
doy gracias por fe y vivo por pasión

-me acaricia la inclinación de coquetear con la muerte

si hemos cruzado miradas no me acuerdo
porque la muerte conmigo ha innovado sus perversiones
ha descubierto que mi piel causa un efecto con contradicciones.

He asesinado con ardor
me he acobardado por amor
he mentido con y sin intención
he desfallecido por propio error…
no conoce de perfección mi voz
pero canto por los demonios que llegan siempre
en la peor ocasión y de dos en dos.

Callo con agitación por las derrotas y los infieles
me amarro al dolor para sentir la vida en mis bajos andenes
hablo lo que no debo y no me llevo bien con la depresión
tomo pastillas y me río con delirante emoción.

Confieso que no creo en el destino ni duermo desnuda
para que la soledad no pretenda hacerme el amor
no es que me incomode su libidinosa aparición
pero tenemos un pacto de sangre entre ella y yo.

Me distingue una fragancia de agua azul
pestañas largas y autoestima desequilibrada
la sonrisa es la garantía de que pase lo que pase, todo estará bien
ya no brindo con vino
pero mi copa sabe mejor con te quiero´s y olvidos.

Dulces de tamarindo y unos buenos versos se vuelven mi adicción
escribir y soñar, mi comida fuerte del día
el dibujo y la pintura los entremeses entre comidas
pensar en él, la agonía que me inyecta de energía.

A menudo discuto y hago las paces con mi imaginación
soy feliz por decisión y hermosa por condición,
uno que otro me odia y me esquiva en el callejón
y yo me río de su ingenua niñería, por dedicarle a la actriz tal atención.

Llevo en la cartera más errores que aciertos
algunas monedas de desilusión
tarjetas de desconocidos ofreciendo sus servicios
y fotografías de unos cuantos que me trastornan de amor.

Soy pobre de noche y rica de día
me sorprendo con facilidad y se me dificulta expresar
tengo amigos y a los mejores padres
estoy viva y disfruto con intensidad y drama cada instante del viaje.

Farsante

Usas la astucia y el swing de tús caderas
con tus sabios embrujos enredas a cualquiera
la sonrisa falsa es el As bajo tú manga
no tienes límites ni quién llene tús ansias

buscas para víctima a quién es débil
que pueda caer ante tú silente canto
tú reflejo pulcro a la luz
está podrido en la oscuridad

tramas cada movimiento con pericia
ningún golpe es al azar
no desperdicias tús cartas
te sabes inmortal con un poco de suerte

vas por el mundo mintiendo con malicia
conozco tú guión falso y desgastado
una vez lo compré
esta vez ni un centavo doy por el.

Tu sonríe

Se hacía tarde mientras me mirabas sin prisas
el aroma tan desastroso me detenía
todo salió mal, como en las primeras citas
quedamos con un saldo por debajo de las buenas cifras.

El pésimo pretexto no fue mencionado
no hablamos de errores pero si de ausencias
navegamos en silencios tan rotundos
con la simpatía desgastada, perdida en los tugurios.

No pude traducir lo corto de tu mirada
ni lo profundo de tan distraído suspirar
solo me dolía tu felicidad,
como una mal apuesta redoblada.

Que inentendible soledad
yo con la nostalgia a cuestas,
tú con el ánimo de transitar
sin mí, sin el color de los ojos que temen escucharte hablar.

Que sería de la vida sin tus comidas
sin la caricia que cuenta cuentos sin hablar
de los consejos asfixiantes como discursos que agobian
sin ti, sin esa fuerza que me hace despertar.

Pretendes acortar los pasos, borrar las huellas
yo te propongo desalentarnos juntas
jugar con el mundo que solo sabe de ti
si todos no existimos, yo desparezco por ti.

Tu sonríe, no lloraré cuando me veas
yo te observo como forastera
como cuando tu callabas
cuando me mirabas de lejos dejando pasar los días.

Hoy me retengo el cariño
te admiro más débil que nunca
no se si pertenezcas a nietos
pero siempre serás la mejor mujer de todos los cuentos.

Otro minuto de sonrisa desmedida

Un minuto mas para reírme de los números,
regalo un sarcasmo al desbalance tan perfecto
y otro a la amenaza de adelgazar un poco mi cabello,
para amores y desconsuelos, osadías y errores sueltos
lo que me sobra es otro segundo no tan muerto.

Desnudo el miedo que no me toca,
pinto en lienzo lágrimas esperanzadas,
prometo pagarlas con vida cara,
desbordando el encanto de una coqueta mirada…
aun hay luz para iluminar este absurdo viaje sin equipaje,
para adornar soledades y desvestir armadas tempestades.

La luna en sus caprichos de apasionante dama me complace,
para mirar de lejos la sola idea de irme sin despedida,
para pisar descalza la ignorancia de creer en el destino,
para besar mis propias glorias y no olvidar que me sostiene
lo que algunos piensan que es solo una sombra de la historia.

Tiempo débil que inyecta fortaleza
para mi caja de pandora repleta de sorpresas
para la felicidad desmedida de soñar despierta
con mis pasiones imposibles pero contables
con brindar por la vida
y por una estrella que recita de pie
el mismo poema de algarabía.

Paradójica discordia

Olvidé anexar una cláusula al último contrato,
las lágrimas no tendrían papel en esta majadería de teatro,
daba por hecho que el ego sabe extrañar pero con estilo,
mezquina ironía no pensar en como escaparía de mi misma.

Paradójica discordia el corazón me abotona,
de pensar en el cuando la razón no quiere verle ni la sombra
anómala mujer me ha asalariado,
por orillarme a titubear por una piel que nunca ha hurgado.

La luna pierde el enfoque y deslumbra lo ignorado
tengo el reclamo de dejar desnuda la alborada
nunca me ha limitado el amor clausurado
pero no tengo presupuesto
para que los momentos de ilusoria poética también sean el blanco.

El quiso verme partir antes de tomar el timón
he de confesar que solo quise avanzar dos pasos
son perfectos para huir de su lado,
pero su perfume aun lo guardo entre mis manos.

Yo elegí defender con mi vida
-Esperanza clandestina
que ese amor se mantenga intacto,
es un precio bastante alto,
puedo arrancarme la dignidad al no quererlo olvidar
pero me tomo el vino en la misma copa donde brindé con ella
por su tranquilidad dependiente de mi firma de desaparición.
-Me aviento al vacío pero dejo mi carta…nadie le borrará la P.D.

Al final odiaré verme cada día en sus ojos,
en un dolor que yo también sufrí viéndolo de lejos
nunca fue amistad nena, es orgullo femenino,
no puedo traicionarlo y no había que agradecerlo
mi pago es ver su corazón brindándote lo que nunca pudo ser nuestro.

Si me alcanza para pagarlo
le pido a los años me vendan un nuevo pacto,
donde pueda verlo enamorado, prometo no intervenir
pero sí sonreír por el éxito…de contrabando

No se apresure..

He de confesar que sus pastillas no remedian mi soledad
no hacen falta palabras para mis manos
esta demás decir que es un minuto o un año,
para amarrar de su consulta mi suceptibilidad..que mas da.

Esta silla donde usted no entiende nada
es mas fría que sus noches en la misma cama,
excede en las miradas fijas
debe saber que no es debilidad…
quiza le haga falta leer una vez más mi historial.

Debo aclarar que sus amenazas caen en el mismo agujero
mas de cinco bocas ya han hecho ese papel
en la pelicula de esta alma “en duelo”,
no se apresure en juzgar
aun tengo un seguro de vida extra…el amor de papá.

Fue un mal día para ser el primero
si deje el cigarro pero no el vicio
vuelva la atencion al gesto de ambiguedad
que si le digo lo que me hace falta…
estará en su receta de más.

Sr. Doctor, no se apresure a sentenciar,
solo mire mis uñas, quiza tenga mas vidas
que cualquiera de las gatas que lo divierten
cuando su esposa en casa no está.

Extrañas despedidas

Vileza entrometida
se destruye el imán alterado
no tiene fortaleza para alimentar el volcán sofocado
ríete de ti, yo me río del desperdicio fiado.

Daría el diezmo si el ruego te colgara de mi lado
por descubrir como se siente huir
por asesinar la factura que pago
vacíate el boquín, no hay con que saldarlo.

En guerras tú eras el fiel soldado
yo la que esperaba tu regreso entre telas de seda,
con estrellas en la pecera
y solo con ausencias arañándome el utópico de paciencia.

Extrañas despedidas hemos tenido
pero esta raya en la costumbre del destino
bendito el dios de tu demencia
que me conoce mas que a ti
y me sienta en el banquillo de realeza.

El viento se roba el sobrante
los perros sabrán alimentarse,
se malgasta la voz
que me atrajo a este ruido y su sabor.

Rutinas de ebriedad,
derrocho el tiempo que no perdí en buscar
tus latentes espectáculos de un alterno teatro,
de un auto fracaso en desacato.

Números borrados,
no perdamos el estilo al mirarnos,
yo sigo siendo ese maniquí
tu el comerciante que intenta pagar de contado.

Buscando ser feliz, el vagabundo rompe sus tratos,
la canción que prometí, suena ahora en el suburbio de tu estado
si encuentras lo que un día perdí en tí,
no lo dudes! es la propina por tus ratos.

Persecusión en desliz

La pena valdría si en lugar de tu sombra acusativa
me topara ocasionalmente con tu recuerdo ensuciando mi memoria
o atormentando mis hálitos desmayados…
pero no me da mucho para pensar esta iniquidad.
Quiero imaginar que es solo para tropezar tu despistada aceleración,
cuando la cosa es de dos,
no puedes comprar el circo para una sola función.
Me sale mas barato pagarle su mensualidad a la soledad
que confiar en tu sarcástico ademán
con su tono tonto de adiós que nunca se va,
por que recordemos que era yo
la que rogaba por reírme en tu mirada mordaz
y estúpidamente,
pero esperaba volar con una agonía atada al lago de tu apatía,
para coquetear sin mas que dar,
con derroches secos de fantasía,
inventando letanías que atraigan milagrosamente tu risa,
tu antifaz de autentico perdedor
que trae mi mirada puesta para encender el fervor
y cerrar la puerta con antagónicos derechos
autorizados de un perspicaz autor.
Las quejas se pierden si la tinta que la voz me lee
no es para escribirle al mismo remitente,
pérdida en las ganancias si se invierte
en tus bruscos movimientos de demente
en tus finas sesiones de convencimiento alterno.
Fugaz persecusión recargarte en mi ardid
es mas fiel el viento que me roba el aliento
que tu infinita curiosidad de venderme tu tono viril.
Vanidades exasperas con tu paso de valiente conquistador
cuando no era el plan poner velitas y orarle a tu dios,
me auto invito a confesar que no eres el error
para dar el beso voraz que me ponga en tu altar.
El camino se hace eterno cuando no alcanzas el infierno
la convicción se balancea
ante tu inestable intuición de lo que recae en mi deseo,
pagarte los intereses de tu tiempo,
es mas sencillo que releer este invasivo cuento.

Buenos días Bruja

Hoy es el día, se festeja la hechicería
los brebajes para amarrar el amor y la vida..

Festejo de la bruja
tachada de mujer con malas intenciones
solo que se olvida
que también es magia el calentar sin fuego sus pantalones

La mirada tendida como añagaza
penetra en la oscuridad de los rincones
no hay promesas de regalar caricias
y ya se puede sentir la humedad haciendo del deseo trizas

Buenos días bruja,
por que tambien es brujeria embelesar,
festejemos por lo que logramos levantar
sin necesidad de tocar…

No se embrujó

Se acabó el amor cuando ni siquiera había empezado
entraste en mi vida desordenando lo ya desordenado
y ahora te vas por que te dejo ir
para extrañarte y dejar que sigas sin mi
por que es mi adicción el añorar los caritativos días
inyecta el dolor algún tipo de elegante morfina
como el beber de tu copa vacía
y brindar con el olvido
por el recuerdo que se entierra entre mis pupilas.
Y ahora un ataque de conciencia perturbada
al parecer arruina hasta mis encías
el paladar no exige ningún gramo de rara vida
sin ti las noches no abrazan mi descanso
pero tengo los días para llamarte y despedirte
para alzar los ojos y descubrir lo que se siente herirte.
Que beso encapsuló las riendas
aunque en ese beso mi corazón no se embrujó
pero tomaste prestadas mis fantasías
por permitirme suspirar al ritmo de tu escritura
susurrando a mis oídos
sin esconderme en el amor
para probar la promesa de no arrancarnos nada
y solo dejar que nos descubriera el alba.
Un suspiro más de agradecimiento
por poder secuestrar tus dudas
por ser huésped de la sombra de tu raíz
sin que mi tacto sufriera de contagios
por no extraviarme en lo que respira tu nariz
y alientar mi sentido de comerciante al comprar tus caricias
con una sofocante sonrisa
y el grado en el que el atrevimiento me acosaba en ese día.
Retrato de letras: el momento de la despedida,
sin despedirnos, sin contrato
por que si un día regresas sabrás que no fui tuya
y con la fidelidad a mi letras
a pesar del aumento considerable en las arrugas
no sabrás si te doy la bienvenida
o te doy un beso para perderme lejos de ti en otra travesía.
Y si por casualidad tus ojos siguen leyendo
el desorden de mis torpes líneas
me conformo con el típico ademán triste,
la imaginación no encontrará fronteras
hasta toparse con una emoción instantánea
y te encuentre cuando te llamo sin voz
sin ninguna advertencia
sin promesas ni invisibles cadenas.