Hoy quiero

Hoy quiero cantar victoria
por haber visto el sol a travéz de la ventana
y gritar al norte una oración
agradeciendo que puedo levantarme
por mis propios meritos.

Hoy quiero recordar que anoche no corrí sin afrontar los miedos
sorteando los momentos de duda
me aseguré ser el primero en la meta
siendo el último de la fila

Hoy quiero dedicar una canción
a los amigos que se quedan en las trincheras
pero no recuerdo alguna que me deba tantas cobardias.

Hoy me pregunto si este mes despierta el mounstro que llevo dentro
y me hace actuar como poseido
recitando banal poesía sin sentido.

Hoy me pregunto si los que deje atras me alcanzaran en el coctel de sacrificios
Hoy me pregunto si algun día dejare de ser el salmón
que va por la vida buscando excepciones, recogiendo fracasos, celebrando ironías.

Hoy quiero que las musas no se cansen de jugar en mi cabeza
de amartillarme el corazón como escopeta
para escupir diminutas expresiones sobre la mesa.

Hoy quiero que angeles y demonios
con ejercitos ubicados en mi mano
tomen el tintero garabateando crónicas,
dibujos, historias de brujas y payasos.

Libertad

Me quedé
resistiendo la elegancia de ser testigo
de la idealizada libertad
que me da
una antiguo oficio

señále:
“infarto agudo de miocardio”
un golpe al borde del abismo
caí con el sombrero puesto
al despertar

también es cruel
no tenerla más agita sobremanera
no olvides la próxima vez
cargar con dinamita el revolver
y acabar riendo al final.

Femme Fatale

Femme fatale
labios rojos de carmín
curvas el espacio
vestida de negro
con la hiel saliendo de tu pecho

bocanadas de grandeza
con tu boca de proezas
pintas en tu muslo
arcoiris camino al paraiso

tus miradas furtivas
las busco entre la gente
obteniendo solo el desprecio
sabes que en eso reside la magia del cuento

escondes bajo tu blusa
intrigas y poder
y bajo tu falda quiero ser
el dios que de en tu boca pan y sal

enredarme en tu cabello
y perderme desde tu frente
al infinito
entre tus aretes
tu terciopelo
en el capullo de tu venus.

Extraños en carretera

Un par de extraños
bailan a ritmo de arrabal
en la cantina de moda
en el centro en la ciudad

se tocan sin reparos
los sueños pueden esperar
comparten cada nota
tienen ganas de intimar

el le dijo, “salgamos del lugar”
ella contesto que “si”, que “igual, que más da”
su corazón no esta completo
su decepción la encrespó
ahora toma amargo el licor

tomaron un taxi y despues de algunos besos
con caricias de alfoz:
“vamos a primera y mazatlan,
bailamos unas rumbas,
yo pago la cuenta y la habitación”.
era la reina quien buscaba
el manjar de la traición

el tatoo en su espalda
un ángel perdido de dios
dibujando entre sabanas
los pecados de la prision:
deseo, placer, pasión

se entregaron al fuego que consume la marea
no repararón en si llovia afuera
dos locos extraños soltaban la rienda
esta extraña carretera en sal sabe mejor.

Jaque mate

Envuelto en el misticismo de tu templo
de la epopeya de tu boca en frenesí
caí rendido, moribundo a tus pies de diosa
sin medicina para el dolor
ni receta para el éxtasis

no me pude reponer de la estocada en el pecho
ni pude reparar en el placer de estar contigo
por que hace tiempo la cosa ya estaba dada:
finges siendo la dama cuando todos te ven
pero eres la prostituta de moda que de madrugada alquilé

buscando acantilados en tu cuerpo
caí en la trampa de volverte a ver
sudando el pañuelo de tu cabecera
cercenando la duda del placer

sentinela de tiempos sombrios
esperando un nuevo amanecer
los placeres nunca fueron prohibidos
en tu cama ni en el ajedrez

el jaque mate consumado
la reina sucumbio ante el alfil
los peones sirvieron de bufones
en la movida que los vi morir.

Tercio de ases

Dos cuerpos batiendose desnudos
con el toque de luz por la ventana
“vamos a despertar, nadar en besos
hechemos suertes, ¿quien va primero?”

me gusto hacerla de actor de reparto
en el guion que se escribio para tres
pocas veces la trinchera es el mejor trato
para los que tiene oasis y se quedan con sed

sin jueces, sin tenores, sin paraiso
ángeles de carne, besos y suspiros
la copa esta llena, la función espera
un tercio de ases sobre la mesa
con la botella haciendo giros
…lo que nos depara el destino.