Gracias.

Demos gracias a la vida.
Nos encontro.

Un alma viva.
Respira como dios.
Pétalos de piel suaves como el aire.
Su sonrisa que emoción.
Ese trotar apenas tocar el suelo como si quisiera volar.
Hola papá. Me dice el auricular.
Tanta hermosura no se puede comparar.
Que se escuche toda la vida la carcajada y su maldad.
Que tire derechazos con cualquier extremidad.
Que sea feliz. Como yo lo fui.

#pequeñoangel

Perdón

Es dificil arrancarte una sonrisa
tu vida esta en un giro dificil de alcanzar
aun no dibujamos la última firma
pero se que hace tiempo me dejaste de llamar.

Te juro que desde el primer día
te vi en mi sueños, en la eternidad
buscandonos debajo de las sábanas
encontrandonos en un beso de felicidad.

Fue tan frágil nuestro amor
sin bases para lograr algo mejor
que te rendiste desde el día dos
sin alzar la voz, sin pedir perdon.

Hoy no puedo con esto, he llorado por mi estupidez
por no quitarme lo que llevo cargando como protección.
Se fue lo maravilloso de la vida, mi amiga, mi confidente, mi amor.
Se fue por algo mejor, su existencia misma.

Como negar tu buena decisión
si te hice esperar tantas noches en insomnio y decepción
con esas lágrimas en la almohada sin alguien que las tomara
y curara tu corazón.

Todo este tiempo me esperaste en el balcón
mirando las estrellas, esperando un cometa que despertara mi pasión
y yo en cama, sin decir la verdad de cuanto te amaba
por miedo a sufrir al entregar mi alma.

Hoy no puedo con esto, quiero gritar pero solo veo destrucción:
perdón por todo, perdón.

31.

Felices 31.

No tengo palabras para desearte lo mejor.
Las ahogaste con tus silencios y con esa forma de decir adiós.
Esta noche no habrá flores, ni abrazos, ni un te amo.
Los cambiaste por humo, marihuana y un orgasmo.

No tuviste lo mejor de mi. No tuviste las agallas de esperar el momento.
Pero te deseo que vivas como deseas y encuentres felicidad.
Ese estado único de paz y armonía con el universo.
No mires atrás, para entonces ya me habré ido.

No te deseo ningún mal, quiero que quede claro.
Porque dos corazones dependen de ti, y el mío aún está sangrando.
Sigue adelante con tus pasos.
Algún día en otro aniversario entenderás lo que es amar sin barreras y sin engaños.

Disfruta tus 31. Te ame. Te amo. Mañana no se.

Espero curarme de ti

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»… Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón. #jaimeSabines

Domingo 29/1. 2 Vidas Paralelas. (Oficial)

Este invierno ha sido el más despiadado de todos los que tengo memoria.
Y también ha sido de un renacer.
Cinco años de amor, placer, y derrotas.
Un cautiverio de puertas abiertas.
Un nuevo meiosis. Un tercio de arrugas.

Nuestras vidas crecieron como los tallos de un árbol cuando se van alejando.
Y también con tronco de acero.
Me dejaste solo cuando mas te necesitaba. Pero nunca te fuiste.
Y aquí estás. Dando la fuerza. Dando el impulso.
Sabiendo que esta vida es bella.

Un nuevo 29. Se reescribirá la historia.
De dos pasajeros que se encuentran atravesando un tifón.
El paraíso depende de nosotros.
Ni Dios, ni el mundo, ni el diablo.
No tiene vela en este entierro.

Un trébol que crece como flores en primavera.
Y son una muestra de la belleza del universo.
Tu y tus evoluciones aprendiendo cada día algo nuevo.
Buscando dejar la tierra como algo digno donde seguir viviendo.
Yo con mi eterna lucha por mi más grande sueño.