A la musa de mi prosa.

Cuando baje mi cama estaba vacía fría inerte,
hacia un calor de los mil demonios,
mi tarro solo refrescaba mi garganta sedienta
de la concupiscencia de la noche y su influjo.

Ya había bebido lo suficiente
no mas como para dejar escapar la estupidez
ni menos de lo que dos pintas pueden acabar
en el santiamén de lo que cierran las puertas del bar.

Subí las escaleras a obscuras eran fieras
mis manos sobre el barandal,
tarareando la ultima canción
llegue a mi puerta estábamos dos.

A medio paso de la entrada
atónito observe lo que pasaba,
un cuerpo desnudo de mujer
tendido sugiriendo la hora del placer.

Me recosté a su lado sudando frio
contemple lo que la luz de la luna quería mostrarme
y ante tal manjar como galeno
vi sus imperfecciones, no le hacían mal.

Ya haciendo un lado las dudas y las crudas
ya mirando de cerca lo que templa
ya inflamase mi pecho de lava ardiente
te arranque de mi mente incoherente.

Bese sus sentaderas sin importarme si era quimera
acariciando su espalda deduje su naturaleza
y en el juego del roce los dedos convergieron
a un lugar que hizo fundir sus adentros.

Era verdad dulce canalla
todas las noches intentare recordarla
su lunar en la espalda, sus ganas,
de ser la musa de mi prosa, loca.

Si una copa…

Era el tiempo,
el lugar y la distancia
una mueca,
una sonrisa,
una mirada;
desde la barra
alce mi copa
Y con un gesto te invitaba,
te acercaste a media distancia
con tus dedos enredados
en tu pelo suelto,
aceptabas.

Mis pies indicaron el camino
tu cabello el lugar correcto
acerque mi copa
y con un gesto ceremonial
le brinde un verso a tus encantos
mientras mordías la aceituna
con una sonrisa casi infantil
la ciudad enmudeció
en un instante eterno
poco a poco,
me fui acercando
y tu sutileza se dejo alcanzar.

Aquellos minutos se hicieron horas,
fue un momento en el espacio para nosotros dos.

Las luces de los bares
se apagan,
pasaron noches sin reproches,
días de agonías,
el silencio,
nos lleno de desconcierto
la plática era solo un parloteo
llego el desconsuelo,
las horas,
se hicieron largas,
la cama se volvía calma,
no había mas luna para dos.

Los reproches se asomaban,
las maletas se miraban,
hubo gritos con razón,
hubo llanto sin compasión,
en la puerta nadie se interpuso
y su golpe fue contuso,
nadie intento ser el héroe
y el traje de villano
a los dos nos fascino,
así termino esta historia
que lastima,
se nos murió el amor.

Si una copa me ayudo a conocerte,
que la botella me ayude a olvidarte.

La carretera.

La carretera
cual vieja serpiente se extiende
llena de historias muertas y vivas,
que mas da,
oculta entre la niebla
transicion de sueños
grietas en el asfalto
relatos que van y vienen
tal como los autos llenos de vidas
que a veces quedan en sus orillas.

La carretera
tan longeva y tan triste,
eterna cuando los rayos del sol la calientan
acercamientos y lejanías,
fuga a toda velocidad
sin algun destino fijo
solo para escapar
de esta ruidosa ciudad,
llevame aquel rincon
en que los silencios controlan la emosion
y el olvido parece el final.

La carretera,
donde las constelacione se ven
con toda claridad,
ahi es donde quiero estar,
a donde pueda alcanzar
aquella estrella fugas,
pedir el deseo inmortal
de encontrar el amor junto al mar,
ese mar de locura poder inventar,
en la carretera volver a soñar.

Crónica posfechada

deja que mis dedos te den algo más que una simple sensación
enmarcare tu silueta con mis manos
mis besos te  darán un color a manzana
dejare que te estremezcas como mariposa en el fuego

cuando recorra tus montanas
y los volcanes te hagan tener el deseo de inmolarte
entonces  sabrás que no podrás parar
sera el momento de bajar
y sentir tu humedad, quieres continuar?

entrelazare mis manos a las tuyas
mi boca jugare en tu laguna mientras se desborda el temporal
a quien le importa si la eternidad se conoce en ese instante
mis besos te  harán girar y en tu espalda dibujare con mi lengua un altar

deja que tus dedos toquen la campana
yo caeré de rodillas por ti
adorare tu mas obscuro  rincón
gime como gata en madrugada
decide, aun hay tiempo por perder

por favor cuando amanezca abre las cortinas desnuda
deja que el sol te haga sombra
quiero inmortalizar la  mañana con tu ser…

(una propuesta  difícil de rechazar) 😉

Viaje a la gloria con escalas

Esa noche me esperaba un viaje no planeado
no sería un arribo directo
unas cuantas escalas anticipando la gloria
sin saber, me perdería en la maraña del deseo

“Quiero un trago” le dije
“Esta noche estaré en el Bar”, respondió secamente

los minutos marchaban a un ritmo constante y se acercaba la media noche
“¿Vas a venir?” se escucho al otro lado del teléfono..

el tráfico y la dificultad para encontrar estacionamiento entorpecían la llegada
“¿Donde estás, vas a venir?” nuevamente llamaba…

el reloj seguía su camino, “Ya no vengas” dijo en tono molesto
“Ok, nos vemos otro día” respondí sin decir nada
“Tengo varias horas esperándote como idiota” se escucho como reclamo y varios más…
cuando estuve parada frente a El, seguía con su discurso en la bocina del celular

yo iba en busca de un trago y buena música
respetando la tregua acordada
mantener mis labios lejos de los suyos
solo disfrutar el volver a vernos

la noche transcurría como cualquier otra
hasta que las notas unió los cuerpos
no recuerdo la canción que inicio la acción
pero si el beso que disimuladamente se dio
en la sombra del pasillo

un guiñó al cantinero, para comprar su silencio
mi chico favorito estaba cerca
decidió marcar su territorio
me beso una vez más

bailamos un par de canciones
a un ritmo que subía el calor
sus manos danzaban sobre mi cuerpo
“termina tu trago, nos vamos a casa”, concreto.

primer escala:
caminamos un par de calles
a mitad del tráfico me tomo entre sus manos
y simuló domarme por la espalda
gemí en voz alta, tapo mis labios
no habiamos llegado a la frontera
asi que continuamos el viaje.

segunda escala:
subimos hasta el último piso del estacionamiento
sus manos tenían vida propia
urgaban dentro de mi ropa interior
baje lentamente y saque su arma
labios y lengua lo pusieron a volar
con los ojos cerrados.

tercer escala:
llegamos al auto, me subí en la parte de atrás
“este lugar es muy amplio para estar sola”
antes de terminar la frase tenía la mejor compañía
el asiento trasero es más cómodo de lo que se puede imaginar
cuando dos cuerpos contorsionan buscando
entre caricias y deseo, la posición ideal para el afecto
habríamos terminado, pero fuimos interrumpidos
un golpe en la ventanilla y un “jóvenes, no pueden hacer eso aquí”.

cuarta escala:
llegamos a casa, entre al baño a refrescarme un poco
al salir venia caminando desnudo hacia mi con un paquete de látex en la boca
un poco de acción de camino al sofá
besos y te quieros
usaba sus manos para hacerme vibrar
me monte sobre el, me puso a gritar.

quinta y última escala:
“vamos a la cama propuso”, el orgasmo final estaba a punto de abordar
conocí nuevas posiciones
su lengua, sus manos, su miembro me invitaban a pecar
subimos a los cuernos de la luna
el aterrizaje fue perfecto
fue el más largo y placentero viaje hasta hoy

terminamos tendidos y exhaustos sobre las sabanas
el sol nos descubrió al amanecer
intento colarse e interrumpir el momento
solo logro que le dieramos la espalda
que nos aferráramos el uno al otro sin importar nada más..

3 AM

La habitacion es muy grande,
mi sombra es extraña,
el aire que flota me presiona el pecho,
recordar no es vivir y a los suenos se los lleva el mar.

La luna hoy no posa en el horizonte,
ni siquiera una estrella brilla en la en la oscuridad, se apaga mi corazon.
Federico, en el momento en que mi pluma resbala con ligereza sobre el papel,
por mi sien resbala lo que a ti te mato.

Ya son las 3, la hora en que los demonios salen a festejar,
la puerta esta abierta mientras por la ventana sale dios.
Se desprende la soberbia, me reconozco vencido
y sin miedos, ni reproches, me declaro perdedor.

La luz de las velas se apaga, una rafaga de gelido aire las extinguio,
mi sonrisa es inconciente, el dolor ya se borro,
la bruma de la madrugada me envuelve y vuelve a enjuagar mi corazon.
Dulce figura fantasmal, buscas seducirme?

Sintate a mi lado, que mi copa esta medio llena,
ven te invito a brindar,
esta noche sera por nosotros.
Manana, el tiempo lo dira.

Juego de Manos

Tequila, wiskey, vodka, piezas clave
para desinhibir los sentidos y el pudor
para ayudar a olvidar los esquemas
para ir en contra de lo establecido

cuatro fichas en el tablero
un par de damas, un monigote y un caballero
la mesa estaba servida para dos
pero como siempre, no había apetito

por cuestión de espacio el caballero quedo frente a mi
la oscuridad no fue obstáculo, los labios se encontraron
un beso tierno, casi como un susurro
sin dejar escapar el mas mínimo suspiro

las manos actuaban con discreción
quisieron jugar mas allá de lo permitido
caricias discretas que no causaran revuelo
y delataran lo que pasaba bajo el edredón

tomo mi mano y la puso sobre su miembro
por una extraña razón esa acción no me molesto
la tela del pantalón no pudo disimular
que su “mejor amigo” estaba entusiasmado

el deseo de jugar y el alcohol en el torrente sanguíneo
evito que recobrara la cordura
mis manos actuaron con cierta torpeza y
exploraron territorio hasta entonces desconocido

invidentes diestros en la oscuridad
el tacto bastaba para exitar
mudos por temor a delatarnos
conteníamos jadeos y gemidos

pequeños besos en silencio
tocaba mis senos encima de la ropa
discretamente bajaba a la entrepierna
yo lo evitaba, aún no se porque

un bostezo disfrazó el ruido
cuando el cierre del pantalón se abrío
conocí a su firme y cálido compañero
lo toque hasta que no pudo más, y termino…

a pocos centímetros de distancia
dormía una pareja que jamas se percato
que el caballero y la dama intimaron
tuvieron una noche buena, un feliz juego de manos.

5 estrellas

Nunca iré a un motel, menos a un hotel de pasó
tenía claro lo que quería, más no que cambiaría de opinión
todo cambia cuando el amor te atrapa
se nubla la visión y pierdes un poco la razón

Regresábamos de tomar una Piña Canaria en el Chez de la cacho
hablamos de comernos el mundo y hacer un viaje juntos
prometió llevarme a donde yo quisiera
en ese momento la Luna nos sorprendió en el parabrisas

“Llévame a la Luna” susurre en su oído
soltó la palanca de cambios, tomo mi mano y me beso
tiempo atrás había dicho:
“quiero llevarte a la Luna y hacerte tocar el cielo con las manos”

Apretaba mi mano y me besaba a la menor provocación
sin decir mucho, manejo hasta un hotel
deje en la puerta de la habitación los principios inculcados en casa
quería ir ligera de equipaje a ese viaje

Los nervios secuestraron las palabras
mis respuestas eran simples monosilabos
-¿Quieres servicio a la habitación? -No
-¿Estas cómoda? -Sí

Deambule por la habitación
reconociendo la nave que me llevaría a órbita
“¿Ahora que sigue? ¿Qué se supone que debo hacer?”
mil incógnitas dentro de mi cabeza

Bailamos un vals sin música
me besaba como sí esa noche fuera la última
sus manos disimuladamente rozaban mis pechos
en mi entrepierna había sensaciones nuevas y desconocidas

Lentamente abrió cada botón de su camisa
secunde la acción, me quité la blusa
era un poker de prendas sin ganador
una a una cayeron, excepto la ropa interior

El pezón se endurecía con el calor corporal
sus labios comenzaron la travesía en mi cuello
bajaron haciendo escala en mis senos
no se detuvieron hasta llegar a su objetivo

Retiro la tela de algodón que estorbaba
su lengua produjo en mi un sobresalto
los gemidos retumbaban en las paredes de la habitación
me hacia desprender el alma del cuerpo

Estaba más que listo para iniciar la estocada
mi inexperiencia lo exitaba aún más
era el mentor, el primero en explorar mi cuerpo
penetro tierra santa, sentía un dolor placentero
bailaba sobre mi cuerpo
me estremecía cada movimiento
tomo mi mano y entrelazamos los dedos
los cuerpos eran uno sólo

Me llevó a la Luna
toque el cielo con las manos
sentía mariposas en el vientre
conocí al señor orgasmo

Dos cuerpos desnudos y exhaustos
aprisionó mi cuerpo, apoye la nuca en su brazo
enlazamos las piernas, rozando los pies
y vimos desaparecer la luna por la ventana.

Primer piso

Ansioso buscó el momento para huir
librarse del centinela unos minutos fue fácil
los mensajes con estúpidos reproches no lo detuvieron
eso lo exita más

“Ya estoy aquí” dijo él,
“Subes o bajo” respondí…
El bullicio del lugar jugaba a favor
y un perfecto mal entendido surgió…

Piso por piso, busco el lugar que se prestara
para llevar a cabo la acción
Una vez frente al elevador
no sospechaba lo que estaba a punto de suceder..

Se abrió la puerta,
un “hola” fue remplazado por el beso que activo el libido
Un beso de esos que erizan la piel
Que crean un hormigueo en la entrepierna

Entramos al elevador sin perder tiempo
de la planta baja al primer piso no se cuanto tiempo pasó
el suficiente para hacerme pedir en silencio
un poco más de lo que solo Él sabe dar..

Nunca imaginé lo que pasaría al final de ese pasillo
a un lado de la puerta de cristal de una oficina oscura
me arrincono contra la pared
esa noche había en el ambiente un frenesí indomable

Acaricio mi cuerpo, beso mi cuello
Y yo correspondí con lo que lo pone a mil
Abrí su pantalón y bajé lentamente
Lo tomé entre mis manos y mis labios hicieron el resto

“Vamos a un lugar más íntimo” le propuse
“Vamos a hacerlo aquí” respondió
metió su mano dentro de mi pantalón
penetró con ella el santuario

me puso a gemir
doblegó mi pudor y acepte
me tomó de la cintura y me puso de espaldas
bajó mi el pantalón y la ropa interior sin vacilar, endemoniado

El ruido del elevador subiendo y bajando era constante
risas de gente bajando por las escaleras me hicieron reaccionar
“Vámonos de aquí, nos van a descubrir” insistí nuevamente
pero no se detuvo

Nuevamente cara a cara, como Los amantes,
continuo la faena, levante un poco la pierna
olvidé nuevamente que podían descubrirnos
me tenía a un segundo del orgasmo

“Acuestate en el piso” le ordene
y en la posición del Andrómaca
cabalgue hasta la cima de un orgasmo
“me gusta estar contigo al natural”, comente para terminar.

Sábado, por la noche

En mi extraño masoquizmo te marque
pensé: “sabado por la noche, imposible que este solo
lanzare la moneda quiza caiga a mi favor”
te hice la invitacion y la respuesta subio mi temperatura

larga fue la espera, senti que no llegabas
el reloj marchaba al compaz de mi pecho
una vez en el sofa, mis ganas se desmoronaron
tu constante interrogatorio, helo mi libido

llego compañia, ya no estabamos solos
recordé lo que dias atras dijiste:
“es muy facil hacerlo en tu casa”
la temperatura nuevamente subió

mis manos traviezas empezaron la accion..
rozaron entre tus piernas, igual que aquella primera vez
casi como un susurro dijiste: “no lo hagas”
y para mi fue un: “no te detengas”

el sofa resulto mas comodo de lo que pense
La pequeña luz que entraba por la ventana
era suficiente para ver tus labios mordiendo mis pechos,
y a tu lengua jugar con mi pezón

las caricias eran las indicadas para invitarte a pasar,
y yo estaba lista para que estuvieras dentro
la ropa no estorbo, los botones de tu pantalon se abrieron facilmente,
mi pijama dejo desnuda la puerta del templo

“Quiero hacerlo aquí!” No podía esperar más
no vacilaste y con astucia me subíste sobre tú miembro
y estaba ahí, lista, mojada y con la lubricacion perfecta para que me
hicieras gritar
me subí y baile al compás de los gemidos no expresados

el sofa resulto insuficiente, “Vamos a la cama”
la falta de esterilizante casi arruina la faena
“Acuérdate que estan en esa cajita”
más vale estar preparados para la proxima vez

yo arriba como un jinete, buscando llegar a donde me gusta que me lleves
disfruto tener el “control” y escuchar “vas a hacer que termine,
no te muevas así” todo eso para mi son ordenes contrarias
tu cara, tus gestos me dicen que voy bien

tu arriba me pones a mil, tus movimientos pausados,
rápidos, los pequeños golpes de tu genital
los besos, el contener los gemidos
pequeño concierto en silencio!!

terminar juntos es lo mejor de la batalla de sal
como empujas tu miembro con cierta rudeza
me gusta sentirte todo
quiero que termines otra vez en mi boca

quiero mas noches como esta
con tus reproches, los pleitos,
tus caricias, los besos
y la adrenalina de saber que no estamos solos.