Ya no hay forma de pedir perdón.

Para mi chica cósmica, donde quiera que esté.

¿Cómo voy a lograr que aún me quieras?
¿Cómo lograr que quieras escuchar?
Cuando este fuego me desvela
pero despierto solo una vez más
¿Cómo lograr verte de nuevo?
¿Cómo he de recobrar tu corazón?
¿Cómo aceptar que todo ha muerto?
y ya no hay forma de pedir perdón
Qué mal, qué mal,
esta absurda y triste historia
que se pone cada vez peor.
Qué mal, qué mal,
¿Por qué ni puedo hablarte?
Temo que es así, que ya no hay forma de pedir perdón
¿Cómo lograr que aún me quieras?
¿Cómo lograr que quieras escuchar?
cuando este fuego me desvela…
¿Qué es lo que voy a hacer?
¿Qué es lo que voy a hacer?
si ya no hay forma de pedir perdón.

#pedroaznar #eltonjohn #sorryseemstobethehardestword

31.

Felices 31.

No tengo palabras para desearte lo mejor.
Las ahogaste con tus silencios y con esa forma de decir adiós.
Esta noche no habrá flores, ni abrazos, ni un te amo.
Los cambiaste por humo, marihuana y un orgasmo.

No tuviste lo mejor de mi. No tuviste las agallas de esperar el momento.
Pero te deseo que vivas como deseas y encuentres felicidad.
Ese estado único de paz y armonía con el universo.
No mires atrás, para entonces ya me habré ido.

No te deseo ningún mal, quiero que quede claro.
Porque dos corazones dependen de ti, y el mío aún está sangrando.
Sigue adelante con tus pasos.
Algún día en otro aniversario entenderás lo que es amar sin barreras y sin engaños.

Disfruta tus 31. Te ame. Te amo. Mañana no se.

Juegos Crueles

Aquí estoy otra vez, observándote a lo lejos
en la misma barra, en el mismo bar.

Me conformo con saberte cantando, bailando de repente,
de esa manera tan peculiar.
Y quiero buscarte.
Y quiero doblegarme.
Y no puedo.

Yo buscaba un beso, sabiendo que el resto llega con mordidas.
Con deseos, con manos ávidas por jugar bajo la blusa.
Tu me das tan solo un gesto. Y no la orquesta que necesito hoy.

Y nos dimos besos que nos pudimos haber ahorrado,
así no tendría que recordarlos.

Entre caníbales.

La luz en los espejos se consumió, las cortinas perdieron color, así, con un tierno beso arranco la noche. Le siguió el click del botón de play en la grabadora, y las sugerentes notas musicales que servirían de guía en la odisea que es comer la piel humana.

Se aproximó con su cuerpo electrizado abriendo un botón de su blusa en cada paso, sin un parpadeo se adueñó del tiempo, de mis manos recorriendo su cuerpo.

Se reproducía una y otra vez la misma canción, llevar el ritmo con el sabor de sus pechos en mi boca fue el mar que moja la piel en un día desierto. Embalsamados de caricias y besos, moríamos en cada arremetida, se perdía la vida, se ganaba el infierno, y la gloria era volver a vivir en cada ciclo.

Toda esa noche jugamos a morir, aprendiendo que respirar es adictivo.

Huérfana de fe

Una vez más estoy aquí
desafiándote
dudando te ti
de tu existencia y tu magnificencia.

y gritó una y otra vez que ya no creo en ti
te pido e imploro en medio de lágrimas
y sólo recibo a cambio tu silencio
y no es porque no quieras hablar conmigo
es por que
no existes…
te inventaron para que vivamos agachados
como borregos dormidos que marchan al compás

que me quemen viva en la hoguera
por decir lo que pienso
intenten callar a esta huérfana de fe
nada evitara que diga lo que siento!!

Ordinaria rutina

Cansada del bullicio, de las voces de la ciudad
el llegar a casa es un oasis el silencio.

El tintineo de las llaves aterrizando en la barra
incia la rutina que provoca las ansias de hundirme en el sofá
dejar el bolso en la silla, quitarme las botas y acurrucarme entre almohadones
esperar que pase la penumbra de las soledades.

A lo lejos se oye la banda tocar, una y otra vez la misma canción
y los ladridos cada vez que pasa alguien por la cerca de, supongamos que se llama Lola.

Recostada, con los ojos cerrados
me repito lo mismo que casi todas las noches
“hoy me dormiré temprano”, pero nunca pasa
el himno nacional toca la puerta antes que Morfeo.

Por mi cabeza deambulan miles de cosas
debería haber un botón para apagar pensamientos
se que los planes se olvidan con la luz de la mañana.

He llegado a la conclusión de que necesito un gato,
un perro u otro ser vivo que sirva de basurero intelectual
me he descubierto más de una vez hablando al espejo
cualquiera que escuche me llevaría directo al loquero.

Y no es que sea raro platicar a solas
lo malo es pelear y hacerme “la ley del hielo”
y que mi otro yo reniegue por tan injusta ley
solo le falta exigir un abogado de oficio.

Piedra angular

Sentimientos encontrados
que marchan al compás de sus manos
las caricias hacen suspirar
los azotes gemir o llorar
tiempo a contra reloj
engranes fuera de ritmo
pierde terreno en su reino
la soledad asfixia el color de la locura
es un retrato abstracto sin vida
se regodea de mi la rapazuela
yo sólo se que nada se va a desmoronar.