Quien es la que viene alli

Quien es la que viene alli
tan bonita y tan gentil
Quien es la que viene hacia mi
Es la que esperaba yo
Dulce nena de mi amor
En mi vida he visto algo mejor

Esa es mi nena, nena
Dulce y Buena,
Nadie la puede igualar
Todo, todo esta arreglado
ella me a aceptado
y nos vamos a casar
a casar
a casar
señor cura
nos preguntara
esa es mi nena, nena
dulce y buena,
nadie la puede igualar

Quien es la que viene alli
tan bonita y tan gentil
Quien es la que viene hacia mi
Es la que esperaba yo
Dulce nena de mi amor
En mi vida he visto algo mejor

Esa es mi nena, nena
Dulce y Buena,
Nadie la puede igualar
Todo, todo esta arreglado
ella me a aceptado
y nos vamos a casar
a casar
a casar
señor cura
nos preguntara
esa es mi nena, nena
dulce y buena,
nadie la puede igualar…

Los Tres

Química

Somos 2 bajo la misma piel y la química
está derrumbando la cárcel de huesos.
Y saltas hasta que se apague el sol,
y la noche al final nos convierte en polvo en el viento.
Química… podemos desaparecer
y despertar bajo la luz de otro planeta.
Dame la química… nadar bajo tu piel
para saber que hay más allá de mi cabeza.
Refúgiame para volver a hacer.
Los demás, toda esa gente tan normal,
nos vigilan creyendo que somos de otro planeta
¿Para qué necesitamos de alguien más si sabes
que nos mienten mirándonos a los ojos?
Tenemos química, podemos desaparecer
porque no sé si estoy acá o ya me fui
Al planeta de la química…
nadar bajo tu piel
para saber que hay más allá de mi cabeza.
Refúgiame para volver a nacer.

Javier Calamaro.
(7)

Basta de hablar

Puedo sentir la naturaleza descalza
su palpitar es como un cisne
que se eleva y en su volar
descubre un bosque arrancado del suelo
de ahora en más controlaré mis visiones
te lo prometo mujer no me verás perdido
aullándole a la luna entre relámpagos
y se coagula saliva en mis labios
se hace brillante y nacarada mi voz
me voy flotando, me extinguiré en silencio, me voy flotando
nubes que migran son la nostalgia invasora
desde la costa veo velas que flamean
y en su agitar aplauden la llegada del otoño
me voy flotando, me extinguiré en el silencio, me voy flotando
adiviná y no me preguntes nada
¿de donde vengo?
¿donde estuve?
y ¿donde voy?
basta de hablar la intermitencia domina
mis ojos enrejados redescubren amor
praderas de parejas que se besan
y se coagula saliva en mis labios
se hace brillante y nacarada mi voz
me voy flotando, me extinguiré en silencio, me voy flotando de acá.

Babasonicos.

Yo se querer.

No existe el momento oportuno,
tentar a la suerte es tirar a matar,
si buscas los sueños en algunas quimeras
ten cuidado del pecado mortal.

Si para ti la situacion es confusa
para mi las cosas tienen un velo de comfort
si a ti las rosas te sangran heridas
para mi son solo los sueños que doy.

Nunca aprendi a leer de la bola de cristal
y del futuro no sabria hablar.
Aun en lo incierto entrego la vida
aunque a menudo no vea el sol brillar.

De tu pasado no busco las rosas
y esas heridas yo no podre cerrar,
si tu quieres mostrarme tus filos
yo tus filias las voy a encontrar.

Asi que juega como tu prefieras
que yo mis cartas las voy a mostrar,
si el fin del mundo a mi me arrodilla,
entre tus piernas prefiero estar.

Yo pongo las fichas en el tablero
y si apuesto nunca es para perder
pero aun cuando las cartas se den marcadas
yo se querer.

Lola Soledad

Aunque haya mil historias y mil rumores, y las lagrimas recorran cada uno de sus lunares, ya no esta sola.

Tuvo mil historias y olvidó olvidarles
Malgastó caricias en los despertares
Rellenó enteritos mil y un pasaportes
Y ahora vengo yo a bajarla de ese viaje
Estudió carreras en los corredores
Sólo le queda mi amor pa’ graduarse
Lola se ha sentido sola entre un millón
Y murmura una canción
Lola, la y lo…
Lola
Se quedó atrapada en su dolor
Lola, Lola
Y lo sol a sol
Yo le trajé besos por aquellos bosques
Y un vestido con lunares de colores
Yo lloré en pedazos noches delantales
Inventé caminos puentes y horizontes
Vámonos
Lola, tú ya no estás sola, aquí estoy yo
Hazme un sitio en tu canción
Lola, la y lo…
Lola
Deja tu tristeza y vámonos
Juntos los dos
Tengo un lugar mejor
Que nadie te castigue en un rincón
Las tragedias deja que se vayan
Vales más
Ya no serás
Lola soledad
Tuvo mil historias y olvidó olvidarles
Sólo le queda mi amor pa’ graduarse
Vámonos
Lola, tú ya no estás sola, aquí estoy yo
Hazme un sitio en tu canción
Lola, la y lo…
Lola
Deja tu tristeza y vámonos
Lola, Lola
Y lo sol a sol
Lola, Lola
Y lo sol a sol
Lola Lola y lo…
Sola

(Alejandro Sans y Joaquín Sabina)

Morir o matar

Hablando de mártires y asesinos, de prostitutas y magnates, de placer y fe, de huidas y guillotinas, recordé que en esta vida la única opción es matar. Defendiendo lo indefendible, escudándose en terceros, protegiéndose en trincheras, huyendo de los calabozos, dejando atrás a los compañeros que te pueden retrasar, para no caer preso, tirando la piedra y salir ileso.

Así lo dice Nacho Vegas, en esta excelsa canción: Morir o Matar.

Te sentaste justo al borde del sofá como si algo allí te fuera a morder. Dijiste: “Hay cosas que tenemos que aprender, yo a mentir y tú a decirme la verdad, yo a ser fuerte y tú a mostrar debilidad, tú a morir y yo a matar.” Y después se hizo el silencio y el silencio fue a parar a una especie de pesada y repartida soledad, y la soledad dio paso a un terror que hacia el final nos mostró un mundo del que ninguno quisimos hablar. Y así eran nuestras noches y así era nuestro amor, comenzaba en el silencio, continuaba en el terror, y otra vez de allí al silencio. Dime, ¿para qué hablar de lo que pudo haber sido y de lo que jamás será, tratando de adivinar qué fue eso que hicimos tan mal?, si, en fin, se trata de morir o de matar. Así que, si aún andas por aquí, y alguien vuelve a prometerte amor, con dinero, encanto y alguna canción, por favor, prepárate para huir. Vete lejos y limítate a observar esta escena tan vulgar. Conoció a unas cien mujeres y a cincuenta enamoró, conoció a otros tantos hombres y con tantos se acostó, y fundió todo el dinero y la gente se cansó de escuchar noche tras noche la misma triste canción. Y ahora ve que el universo es un lugar vacío y cruel, cuando no hay nada mayor que su necesidad en él. Y encendiendo un cigarillo se comienza a torturar y habrá cerca alguien gritándole “hágase tu voluntad” y el “la culpa sólo en parte es mía y en parte lo es de los demás”. De lo que se trata es de morir o de matar, de morir o matar. Fue aquella gitana que nos leyó el porvenir, dijo “uno es el asesino y el otro el que va a morir”. Y salimos de allí y me miraste asustada y el miedo sonó en tu voz: “antes de que tú me mates, prefiero matarme yo”. Y emprendiste así tu huida y yo corrí a mi habitación y mezclé en una cuchara el polvo blanco y el marrón. Y con la sangre aún resbalando te llamé desde ese hotel: “Por favor, entiende que algo no funciona en mí muy bien”. Y al otro lado te oí llorar y yo seguí y no colgué, y me suplicaste: “Déjame de una vez, déjame de una vez”. Y tus párpados cayendo se me antojan guillotinas, y te observaré durmiendo y me pondré a susurrar: “nuestras almas no conocen el reposo vida mía, pero si hay algo que es cierto es que te quiero un mundo entero con su belleza y su fealdad. ¿Por qué no puedes aceptar que esto no se trata más que, amor mío, de morir o de matar, de morir o matar?” Moriré, moriré, moriré … moriré, moriré y es lo único que sé. Moriré, moriré … moriré y cuando lo haga al fin ya nada va a impedirme descansar y así obtendré la santa paz que en vida no gocé jamás, pues hasta morir la única opción siempre es matar, siempre matar.

salud!!!!

Ni el color negro de este manto, ni el traje acostumbrado en solemnes lutos, ni los interrumpidos sollozos, ni en los ojos un abundante río, ni la dolorida expresión del semblante, junto con las fórmulas, los ademanes, las exterioridades de sentimiento, bastarán por sí solos para manifestar el verdadero afecto que me ocupa el ánimo. Estos signos aparentan, es verdad, pero son acciones que un hombre puede fingir… Aquí (tocándome el pecho), aquí dentro tengo lo que es más que apariencia: lo restante no es otra cosa que atavíos y adornos del dolor….

Faro de Lisboa

Yo que recorro los mares y que palmo a palmo el mundo
de un confín a otro confín
hoy tomo mi último rumbo desde mi cuerpo hasta el tuyo
desde donde estoy a ti.
Tú que recorres Lisboa y sus calles y sus fondas
con hombres de una sola vez
tú serás mi último puerto para amarrarme a tu alma
y solo yo vivir en él.

Faro que alumbras al mundo por encima de la tempestad
devuélveme la esperanza y que brille mi estrella
pero no en soledad oye mi voz mi última oportunidad
faro que alumbras al mundo alumbra mi vida.

Fotos y cartas marchitas de cuando planes y sueños
aún vivían en su piel dos vidas en dos maletas
entre Lisboa y Madrid en una estación de tren.
Él se durmió para siempre con su billete en la mano
en un banco del andén
y ella se apagó de golpe como se apaga una vela
después del amanecer.

Faro que alumbras al mundo por encima de la tempestad
devuélveme la esperanza y que brille mi estrella
pero no en soledad oye mi voz mi última oportunidad
faro que alumbras al mundo alumbra mi vida.

Hoy reposan en silencio uno siempre junto al otro
aunque en alma y en papel
por fin se unieron sus vidas volcando las dos maletas
sobre su mar a la vez.
Otra historia como tantas de amor y de mala suerte
y se un destino traidor pero en el puerto en Lisboa
cuando la luna te aplasta alguien canta esta canción.

Faro que alumbras al mundo por encima de la tempestad
devuélveme la esperanza y que brille mi estrella
pero no en soledad oye mi voz mi última oportunidad
faro que alumbras al mundo alumbra mi vida.

Zona de Promesas

Este es mi himno a la esperanza

Mama sabe bien
Perdi una batalla
Quiero regresar
Solo a besarla

No esta mal
Ser mi dueño otra vez
Ni temer que el rio sangre y calme
Al contarle mis plegarias

Tarda en llegar
Y al final, al final
Hay recompensa

Mama sabe bien
Pequeña princesa
Cuando regrese
Todo quemaba

No esta mal
Sumergirme otra vez
Ni temer que el rio sangre y calme
Se bucear en silencio

Tarda en llegar
Y al final, al final
Hay recompensa
En la zona de promesas

Después de la resaca, después de pasar cada minuto por el detector de las malas deciciones, después de observar que la vida nos lleva a tomar tragos amargos… después de todo esto siempre habra una zona de promesas para redimir cada pecado, cada error, cada decision mal tomada. Y al final siempre habra recompensa, aunque tarde.

Tan joven y tan viejo

Soy tan joven, contigo, y tan viejo sin ti, mi nena, sweet melocotoncita.

Lo primero que quise fue marcharme bien lejos;
en el álbum de cromos de la resignación
pegábamos los niños que odiaban los espejos
guantes de Rita Hayworth, calles de Nueva York.

Apenas vi que un ojo me guiñaba la vida
le pedí que a su antojo dispusiera de mí,
ella me dió las llaves de la ciudad prohibida
yo, todo lo que tengo, que es nada, se lo dí.

así crecí volando y volé tan deprisa
que hasta mi propia sombra de vista me perdió,
para borrar mis huellas destrocé mi camisa,
confundí con estrellas las luces de neón.

Hice trampas al póker, defraudé a mis amigos,
sobre el banco de un parque dormí como un lirón;
por decir lo que pienso sin pensar lo que digo
más de un beso me dieron (y más de un bofetón).

Lo que sé del olvido lo aprendí de la luna,
lo que sé del pecado lo tuve que buscar
como un ladrón debajo de la falda de alguna
de cuyo nombre ahora no me quiero acordar.

Así que, de momento, nada de adiós muchachos,
me duermo en los entierros de mi generación;
cada noche me invento, todavía me emborracho;
tan joven y tan viejo, like a rolling stone.

Los veintidiez volaron con alas de paloma,
con la sonrisa de una nena hermosa
ella que crece y crece,
yo que me aferro a la rama alta del árbol donde la vida parece ir despacio
ella en cada enceste y en cada gol,
rejuvenece cada célula en mi interior
ella a sus nueve y pico,
yo a mis treinta y uno cumplidos,
camino sin bastón,
aun bailo con un balón,
me dejo crecer la greña,
y aunque nunca me salio bigote ni la gran melena,
las penas duelen menos aunque cuesten más…

a mis treinta y uno apenas siento que empiezo a vivir…
hice y deshice y lo seguire haciendo,
y caere mil veces para volver a levantarme.