Cuarto menguante

Luz de ayer en porcentaje
revira en reversa la mente expuesta
todo parece intacto, pero nada guarda su sabor delicado
elijo dejar libre a la nostalgia
en su juego de hacer las paces con el pasado.

Indiferencia ajusticia a la sonrisa y el sarcasmo
conoces cada mueca, cada historia, cada luna llena
pero eres ajeno a mi esencia rutinariamente malcontenta
ajeno a mi deliberada condescendencia.

Por primera vez de viaje por la placidez en cuarto menguante
increíble cortejo al día para contradecirlo y verlo marcharse
tu aun paseas de noche con la misma historia ensombrecida…
no soy mujer que disfrute la monotonía.

No eres más quien me mintió aquella vez
extravié -torpemente pero con fe-
el momento en que me desprendí de tu amuleto
enclaustrándome en lo inverosímil de un juicioso “tal vez”.

Cada carta desperdició los años a tu lado,
leo una y otra vez el poema mal dedicado
solo observo en la distancia ese aroma asesinado
pero no hubo luto que atrajera mi interés por resucitarlo.

No hubo más ruidos, solo soy víctima de la comodidad
-siempre se disfruta recordar-
enemiga de tu demencia habitual
tus pies se deshicieron en intimidaciones y te quieros
se exaltaron tan fortuitos que derrocharon su propio mérito.

Una luminaria en cuarto decreciente
toca al espejuelo de muñecas y yo acaricio el paisaje
amablemente frustrada de no necesitar tu melodrama
exhausta y satisfecha de prescindir de tu adorno irremplazable,
de tu atuendo sugestivo.

La melancolía transitoria y un poco ingenua
no registra en el tiempo la hora justa
el día exacto de no extrañar tu abrazo
ni los sueños de viaje a la locura sin antifaces y descalzos.

Libertad

Me quedé
resistiendo la elegancia de ser testigo
de la idealizada libertad
que me da
una antiguo oficio

señále:
“infarto agudo de miocardio”
un golpe al borde del abismo
caí con el sombrero puesto
al despertar

también es cruel
no tenerla más agita sobremanera
no olvides la próxima vez
cargar con dinamita el revolver
y acabar riendo al final.

Acariciando tu cintura

La noche aun era temprana
hacia frio y desde temprano
estabas bajo las sabanas,
la lluvia afuera era solo el colofón.

Me metí en tu cama,
tu blusón era suave
como el roce de la seda,
pero más agradable era tu piel.

Me recosté detrás de ti
mis dedos se recrean en tu espalda,
ya la noche estaba ahí,
mientras jugamos sin darnos la cara.

Entre tanto dibujo con mis manos tu relieve,
delicadamente recorro tus claveles
pellizcando tus botones
escucho tus delirios de pasión.

Mis sentidos se desbordan
con el sabor de tu piel,
acariciando tu cintura
puedo ver amanecer.

Conozco la sensación
los nuevos ritos tienen poder,
en tu altar podre pretender,
alcanzar la inmortalidad de mi alma.

Continuara…..

Leyenda a cuentagotas
parodia de “Los amantes de Teruel”

besos, sal, canciones al oido
tu auto, la luna, sonrisas y mas

en comun: las ganas de volar
rebasar los limites que esconde lo establecido

tu: lineal, con abundante rebeldia
yo: extrovertida, pensando siempre en el “que diran”

dimos vuelta en sentido contrario
con la esperanza de volvernos a encontrar

si al regresar, la Luna esta en lo alto
es señal que aun hay oportunidad

un poco de dolor a cuestas
nada que no sea posible soportar

nos vimos en el lugar de siempre
orgulloso, con tu mayor tesoro en brazos

tu sonrisa lo decia todo
las miradas dijeron mucho mas

nuestra historia esconde un
“continuara” seguido de puntos suspensivos

*en espera de un punto final.

 

Versos a la medida

Si algo de mi intento de verso te queda a la medida
es coincidencia la alineación de los planetas…
pudiste haber sido mi musa de por vida
en las buenas, en las malas y en la poesía

la hiciste de mi luna, malbaratando las noches
te convertí en mi puta, pagando con reproches
desatinaste en mi sentidos, con tus mitos y manías
replicaste con dudas, con actos de fantasía

la luz de tu piel, es solo el reflejo de quien quisiste ser
el tiempo se hará cargo, de que tu sombra te alcance
que tu fe te de buenos dividendos, aquí y en el porvenir
porque es claro que los juicios incorruptibles no te sientan bien,

fuiste esclava de tus mentiras, supiste mover los hilos a tu conveniencia
criaste buenos sabuesos, con promesas de caderas
no quiero saber de pactos, los mejores son sin firma
pero se de algunos secretos, que es mejor mantenerlos bajo tierra

no me escondo en las masmorras de los cuentos
no cuento con perro que me cuide la puerta
tengo mi presencia cuando sea requerida
no es bueno hacer de juicios cuando la vitrina es amplia y mala consejera

no soy parte de ninguna lista, soy mejor haciendola de enemigo, de antagonista
también puedo ser bueno (cuando quiero) para hacerla de bufón, de amante y proxeneta
pero no para esgrimir guiado como marioneta
con los hilos de tus ojos, de tus manos frías y tu lengua de caracól

a las evidencia me remito, ¿te animas? frente a frente, y ni gano ni pierdo
hablemos de que congrego a una nueva religión, el “Pentecostés segun Sabina”
o quizás del trio con la güera y compañía, que decir de las múltiples amantes y las borracheras
pero se que sabes que no te queda más que disparar verdades sospechosas desde tu trinchera
agazapada deseas la paz, en tu mundo construido de barajas chinas
la guerra fue solo estrategia para desnudar el quien es quien

te quedas con las manos llenas, con los que se quedan
me tuviste, me perdiste, me ganaste, pero nunca cambiaste
no te trataste en psiquiatría… ahora te despides
en una adiós impersonal, como es tu fuerte

te vendiste en efectivo con una frívola ideología
lo de matar lo aprendiste con los golpes de la vida
lo de morir cuando no tienes alternativa
cuando se desata el huracán es mejor buscar una guarida.

Deseo

Cuatro estaciones han escapado a la luz de tu mirada.

Jamás imaginaste el murmullo de mi voz regalando un suspiro al destino, nunca es demasiado tarde para tener un final.

Desperté tus deseos perversos y obscuros, con el suave latir de mi voz, sé que no podrás detenerte hasta beber la pasión desbordada de este cuerpo inerte, hasta saber que mi piel canela sigue estando en tu poder, tan tuya como siempre.

No pasará, pero deseo en lo más íntimo de mi ser que me desnudes el alma, el cuerpo y el corazón al compás de tus manos.

Pecados Ajenos

Hoy los sueños rotos y el vacío que inunda el río de emociones han quedado atrás, sé que la brisa del mar susurrará a mi lado y podré empañarme de su suave caricia.

El silencio del atardecer dejó huella en mi alma, nada será como el ayer, nada será como el presente. Las cicatrices han sido marcadas con el filo de los sueños inconclusos. Con el cargo de pecados que jamás cometí, con el cargo de sonrisas inocentes que no temen alargar su mano para llamarte por tu nombre. ¿Porque tenía que ser en mi existir? ¿Por qué no esperar un poco más? ¿Acaso no viste venir con el viento los dulces aromas del amor? Hoy todo es vano y sin sabores, porque solo queda compartir el dolor y la inmadurez.

Hoy mi latir es lento, es débil.. está en agonía permanente..la luz de un cielo claro es cosa inexistente, solo hay centenares de tormentas llenas de ruidos estruendosos rompiendo cada parte de mi ser. Hoy brotan desde las rocas incandescentes dos gotas de agua cristalinas llenas de acidez e impotencia por no detener tu pasado, nuestro presente y el futuro incierto.

Y el corazón muestra huellas de una lucha atroz donde espera el galopar del dulce corcél blanco que llegue desde la oscuridad hasta las cristalinas aguas, para jugarle una traición al destino.

El respirar tus aromas ya no provocan la misma excitación, hoy solo quiero dos tragos amargos de tequila sin sal ni limón.

Mujer babel

Marchas camino a mi ciudad
ondeando banderas de paz
espadas y escudos de realeza

se abren las puertas a la par
la comitiva es de bienvenida
hay bufones para la fiesta

tu carruaje excelso
rueda sobre calles de piedra
la nata de la alta sociedad

las miradas se acercan
a la dulce algarabia
que muestra tu minifalda

y esos ojos que acosan al dia
saben como cuidar la calma
antes de comandar la guerra

cabalgas sin perder el encanto
suave boca de miel
terciopelo de veneno y hiel

das parte de tus frivolidades
te jactas de los malos tratos
destapas la caja de pandora

la ciudad en ruinas
ha perdido la esperanza…

Caricias de terciopelo

Ahora sabes que no busque la dirección correcta
a la muerte de tus besos en venta,
aunque no quiero encontrar que el destino se olvida
de mi fantasía de salir huyendo del infierno,
en la pupila se refleja el beso fastidiado que no te di
y aun bailo para ti, donde no me veas
entre un tango y melodías revestidas.

No he sabido explicarle a esta locura
que las horas no transcurren en tus manos de avaricia vetada
el humo en este viaje se transforma
si no me avala tu mirada,
cada día te pierdo
y la vieja guitarra que nunca aprendí a tocar
solo suena con la nota que adorna el silencio cuando no estas.

Hasta el clima reclama tus caricias de terciopelo
castigando el sabor de mi cuello
entre atardeceres y huellas marcadas para no perdernos
para equilibrar la ingenuidad
que caracteriza a tus ganas de amarme y olvidarme
en una luna irrepetible y entre la malicia
que no esconde esa única manera de seducirme.

Aprendo a esperar, respiro en consuelo
mientras se esconde una noche mas,
ahora sabes que es casi cómico el reírme
de la silueta que deja tu asombro
y me lleno de la inutilidad de los días donde el sol no aparece
de la sonrisa que te robo con una que otra trampa
de ajenas charlas,
y en la mirada marcado un turno de ausencia
en el mejor asiento de espera.