Besos negados

Huyendo de los monstruos de garras y dos cabezas,
en un túnel azul nos vimos frente a frente,
en un juego de reyes, calabozos y princesas

Buscando en su negativa, en su frialdad,
sus besos negados son tan urgentes,
algún momento de olvido para no olvidar.

Su caminar inseguro es una balada,
sus palabras, finitas agujas en mis oídos,
balbucea ensayos con seguridad.

Le pongo soles a su paraíso,
sin besos y con nunca jamas,
un mundo rosa se esconde bajo sus gestos
es un cementerio de caricias sin disimular.

Para Sofia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.