Aquel día

Aquel día
Había vestido mi cuerpo
sin el alma,
Había vestido mi cuerpo
sin la alegría de recuperarnos,
Me lavé los dientes
Y olvidé la sonrisa en el lavabo,
Me lavé las manos

Dejé mi tacto

en la toalla  

para acariciarte

después

después cuando regresaras.

Aquel día
Después del trabajo me fui a dormir,
Acosté mi cuerpo
Y volví a encontrar el alma.
Al día siguiente
Me vestí el alma
Y dejé olvidado medio cuerpo
Y la mente en el carro…
Y algo inolvidable – y que no recuerdo- sucedió:
Porque hoy tengo el alma mutilada
Soy mitad  cuerpo y mitad  alma.
Esos miedos del pasado
 no me dejarán brindarte
todo lo que te quiero ofrecer

Maldita sea esta,  mi buena memoria.

Solo por hoy

Solo por hoy:

Escríbeme una carta
Escribeme muchas
Sumérgete en lo blanco
Entra en lo improbable
Sé humilde
No pienses en lo que sabes
Olvida lo que sientes,
Siente
Si no sientes, quítate la ropa
Bebe agua
Pinta un cuadro abstracto
Olvida los colores que conoces
Imagina colores
Cambiales la lógica
Sigue
Persigue
Respira debajo del agua de la regadera
Transpira
Bebe agua
Bebe más agua
Grita
Llora
Relájate

Solo por hoy:

Sueña
En tu sueño déjala
Ella viene a buscarte o tal vez no..
Inspira
Continua pintando
Pinta hasta que amanezca
Es difícil
Entonces sumérgete más profundo
Hasta ver los peces
Escucha sus lamentos
Ellos también nadan en ellos
No hay sólo agua en su océano…
En el tuyo tampoco hay sólo suerte o amor o lógica
Hay contradicciones
Por eso no nades solo…
También bucea
Bucea como si buscaras algo
Sin que tu  huida sea cobarde
Aunque sea cual sea tu huida la entenderé…

Duele

No me aferro al dolor

Más lo sé resonar

Sé libre

Solo por hoy sé libre

Soy libre

Te doy libertad.

Esa , solo por hoy, es mi prueba de amor.

15 minutos de adicción.

Hola, mi nombre es Martha Isela y soy adicta, soy adicta a los primeros 15 minutos. A los espasmos gástricos de las primeras miradas.
A los escalofríos cuando la piel te roza sin querer por primera vez.
Adicta al primer beso y al segundo también.
Soy adicta a los primeros 15 minutos de voz y de tu ser.
Después de los primeros 15 minutos pierdo el interés ….
y después, después todo me da náuseas y me da mucha sed….

….La otra yo

Dime con quien andas… La historia de las personas se pude contar por la gente que los rodea y todas las versiones acerca del mismo alguien. ¿Por dónde empezaría la mía? Quizá me convendría que todas las personas distinguidas que en algún momento han sido gentiles conmigo la contaran pero demasiado honesta, y hay quienes (la mayoría) no están listos para saber el cúmulo del todo de lo que soy. A mis iguales sería tan simple pedirles unas palabras para explicarme, sin embargo ellos no se sienten iguales a mi porque saben que a diario me acosan mis crisis existenciales.
 Lo que se ve : Soy una mujer común. Me visto normal para salir, me maquillo y gozo enormidades viéndome al espejo con mis faldas, mis sandalias, mis collares y ese enorme tatuaje en mi tobillo derecho. Cuando me pongo falda para una ocasión especial suelo disfrutar como miran a través de las medias y por encima del tacón ese tatuaje. Pero las caras, lo que mas disfruto son las caras, a veces me peino y me maquillo mucho y me subo en tacones, de los que rompen tobillos, y me hago peinados de salón, salgo y me sigo sientiendo como ratón enjaulado otras veces salgo tal y como me desperté y me siento muy linda y dispuesta a enfrentarlo todo..
 Todos deben saber que hay días en que no soporto caminar de puntitas y que no dejo de ser princesa cuando me pongo mi sudadera favorita para dormir, aun cuando duerma acompañada. Que no dejo de ser yo por vestir algo de marca y que disfruto de Channel incluso cuando ando de short y en al playa. Mi tatuaje no se borra cuando uso vestido de noche y los trajes sastres me parecen un tanto aburridos pero tengo que utilizarlos no solo para ser, sino para parecer. Que a veces me esfuerzo tanto para vestirme, que caí en cuenta que aun no estoy lista para un pantalón de vestir.
 Como si el destino no viviera permanezco en esta existencia, voy por caminos desdoblados que no terminan de agitarse. Mi corazón ya no palpita, sin embargo mis raíces se arrancan en cada paso, en cada atardecer; cuando mi sombra ya no está. A veces siento un huracán que invade mi vientre. Su ojo se ha quedado fuera de este plano, quizá en el astral por que mis pies ahora son como remolinos que están atados a lugares sin sentido. Es como un rompecabezas que se ha mezclado con otro y no se puede armar porque sus piezas se han perdido en algún rincón del universo o tal vez tan sólo en un diminuto espacio de mi cuerpo.

Horas perfectas.

Descubrí que subsistir en las ‘crónicas de un sentimiento’ es buena estrategia para lograr ver lo oculto;

Pero no me fije ayer en que hay demasiada congruencia en lo que dice el eco de un sonido cuando hablo y lo que dicen mis manos si las dejo mover, aunque no haya relación alguna, la pasión por abandonar cada día los temores que podrían hacerme volver y ocultar a mi alma en mí, la he visto reflejada de la misma forma en mi boca, en tus ojos, en mis manos y en tu piel.

No se interpretarme ( gracias por recordármelo) aunque eso es algo que nunca olvidé, ya vez que no me conozco aun y lamento que te fastidies por mi ser indiscreto y notar antes que tú que después de todo no te quieres ir de aquí. Siento mucho que te incomode,que no aprecie la contradicción al despertar y al dormir, que cierre mis ojos cuando debo estar atenta y que clausure todas las palabras en mi garganta antes de empezar a combatir.

Me rehúso totalmente a hacer un plan para apresurar mi madrugada auque cuando se trata de elegir entre una inquietud y de huir, prefiero fugarme, y la culpa la tiene eso que no conozco y soy. Pero si te sirve, podría jurar que aunque me evapore en este momento, te amo y no me cuesta decirlo, sólo que a veces creo que no debo hacerlo, puede ser que halle inconcientemente una clase de traspié, un error que habite donde no quiero pisar. Mas se que lo notas, se que omites emociones por precaución, te reservas tan bien con las ‘tramas del corazón’, que de la misma manera me haces temblar en mis certezas, en mis serenidades y que sientes igual, eso lo puedo escuchar pero por momentos me gustaría dejar de titubear de tus ojos testificándolo.

Te aclaro que si pretendes reflexionar entre certidumbres y contradicciones, mientras resuelves la estación de conmociones en tu cabeza, lo más probable es que yo anide y ate mi independencia en algún lugar, más no me iré, no te inquietes por mi, realmente no me interesa andar sola unos días si se que estaré pensando todo el tiempo en lo que ha sido de ti. Mejor, puedo descubrir algo divertido sobre esa forma extraña que tienes de cambiar las grafías que pronuncia tu alma, porque se que no importa si te quitas tu voz, te seguiré deduciendo igual, o puedo también andar por ahí y escribir un par de canciones que entonen lo que no quieres decir o si no hay más, seguir agudamente sin ti.

Y te pido no me obligues a pasar en silencio por arriba de mis utopías cuando no te revelen mis ojos que sigo enamorada, porque lo afirmo, segura, si no me he ido, es que no , mas bien esa contemplación que acostumbro a regalarte se ha quedado un momento semidormida, más sabré que tu dudas de la mirada firme que a ratos sólo te pertenece a ti, si me dejas andar a la deriva y me llevo conmigo a mi corazón mientras recorro mi vida, pensaré que no te pertenezco y que no te importo.

Así que por favor no me pidas que te hable de quien soy, porque es verdad que no lo se, no me digas que arroje lejos todas las rocas que voy juntando mientras camino, porque para mi los rematados y piadosos recuerdos no desaparecerán antes que yo y tienen la misma importancia, las experiencias son piedras que estarán conmigo para siempre, no obstante se que algunos una vez me hicieron creer en una ultima lágrima y son eso, ‘presencias omitidas’ embusteras, exageradas y a veces doblemente sufridas que si las olvido indudablemente no encontraría suelo debajo de mi.

No te impacientes si río mientras lloro, bromear entre sentimientos y realidades no es algo que todos aprenden, lo se, pero no es mi pasión ocultar una lágrima en una sonrisa ante ti, para mi no tiene caso cubrirme de la lluvia cuando esté impregnada mi piel de angustia e incertidumbre.

Ya habrás advertido en cada día conmigo que cambio a mil formas, que revisto mi alma en cada osadía y evado el peligro de reducir la confianza en mi al suprimir astutamente un obstáculo que aisle mi libertad, ya sabrás que disfruto de ella, y te pido que me encadenes pero que dejes la llave cerca de mi, por si un día no puedes venir y sea yo quien tenga que ir hacia ti….Pero no así, no me dejes en mis manos tantas balas cuando desconoces que tengo el arma… ‘En esta vida nunca se sabe cuando uno puede perder la razón y jalar el gatillo.’
Mejor, seamos como esa brisa que deambula despacio, que pesa y esta segura de su límite y de su destino, pero aun así cae lentamente.

Reflejémonos en un reloj, que sosiegue un remolino en el tiempo, que apacigüe con arte la velocidad, que corra despacio y después de saber su situación discretamente se detenga cada segundo a coexistir.
Hallémonos como un eclipse de luna pasando sobre, detrás y delante de nuestras sombras, que solo nos podamos ver tu y yo en el infinito y déjame ser el último complemento de tu retrato oscurecido, porque quiero aprender a seguir pensando en ti aun cuando me vaya o muera.
Sorpréndeme con frases improbables en tus ojos, de esas que te hacen vivir cuando mueres e ir más allá mientras vives.

Ayúdame a ser tu único mito, quien ames con un sentido oculto, en una historia larga con una sospecha breve, que vague en ilustraciones profundas e incoherentes y que no importe si el mundo comprende.
Y perdón si fallo, nada de esto lo había notado ayer, del mismo modo gracias, porque no entendí antes que existen reveses que pasando las horas te hacen revivir el destierro, que provocan resucitar el amor perdido, no me había dado cuenta de que soy pausada cuando pienso, no tengo ya vocablos exactos para entenderlo, pero contigo ya no hay voces con un significado cierto, a veces me atraviesa la desesperación y se reconocer cuando me voy y casi vuelo.

Menos mal que el tiempo es noble a pesar de que a veces tarda tanto en llegar, porque aunque deba soportar cantidad de ansiedad, se que disimular la angustia corresponderá a lo hoy falto y poseerá más que un solo adjetivo al final.

Algo va ocurriendo en todas estas doctrinas que caen en la vida haciendo tanta pausa, ha de ser que no aprendí antes a tener disciplinado al corazón, pero va tomado sentido el hecho de atontar y mantener distraído al amor, la angustia, la obstinación, mi terquedad e insistir para que lo invisible tome ya su color.

‘Ya no hay horas perfectas si no te pienso’.

Me gustaría …

Me gustaría ir contigo, escucharte hablar de ti, de tus amigos, de música, de la luna y de cosas extrañas, saber de las cosas que te gusta pensar cuando te tiras al piso y extiendes los brazos, saber todo lo que imaginas cada vez que dejas la mirada en la nada, andar descalza contigo e imaginar que en unos años haremos un viaje sin destino. Me gustaría acompañarte y sentir que también quieres acompañarme, que me abraces y me dejes ir hasta tu casa contigo, quedarme soñando en que un día de estos espero por ti y tu de repente apareces de sorpresa. Me gusta pensar que siempre seré una persona sincera contigo, que te encontraré muchas veces más en mi vida y que cada vez que te encuentre todo será mejor, me gusta pensar que siempre sabes donde estoy y resonar cada vez que me voy que no recuerdo ni recordaré como vivir mañana después de tu amor.

Solo recuerdo…

Solo recuerdo que me extrañaba casi a diario que no cumplía 15 sino el doble, que mis palabras siempre estaban ahí, para ti, que las flores de mi patio casi siempre eran falsas, pero mías…

¿Qué sintético no? el pasto, solo era pasto. Las lágrimas sólo eso…lágrimas.
Los amigos a veces son la palabra. Los recuerdos son nada mas que recuerdos, que a nadie le importaban ayer mucho menos hoy estas historias livianas, humildes, extrañas, arrogantes y sumisas…

Van pasando…Y estoy tan cerca de ti como tú del destino con que ahora eliges besar el tiempo.
Y tus labios saben a temores y sobresaltos, de los “por si acaso” que la vida lleva tatuados como promesas no cumplidas. Ahora ya sé que es otra quien pinta montañas y estrellas en el aire que hoy respiras. Es otro el dolor, otra la risa que anotas paciente y cabizbaja en los últimos meses del calendario en curso……

Poder haber encendido fogatas a tu nombre frente a tu luna. No lo olvido: El silencio parece ser la burla del amor.

Poder haber recorrido contigo todos mis inviernos camino a nuestra muerte, poder apretar tus manos, arreglarte el cabello y abrazarte…Poder haber aprendido cada inflexión oculta en tu sonrisa, poderte haber oído leer muy despacito, con voz baja pero tuya, que hace imaginar a un soplido de viento tenue naciente del mar de otoños tropicales.

Poder haber escrito un poema de luz  sin ella. A la memoria de tu ojos que me mirarían, como la tarde mira el crepúsculo sin pestañar.

Pude haber sido y no fui. Hoy se que no hay peor cobarde que quien tiembla ante el amor y le deja ir sin decir detente, sin explicar que el destino ha sido conocerse y encontrarse.

Si vieras…como miro tus fotos, tu sonrisa, tus sueños volcados y silentes, tus ojos únicos.
Cómo hubiese querido poner en tus dedos mis deseos para fabricar los tuyos. Detener el sol en mis recuerdos, engañar al calendario, detener el destino ya elegido.

Pero no. Sólo soy yo, plagada de limitaciones. Y lloro entonces  por todo los sueños perdidos desde cuando te supe posiblemente imposible.

Más nunca diré: aquí estoy, nunca voy a sugerir salvar tu horizonte por ti aunque pudiese…
Nunca diré que puedo cruzar la línea divisoria entre tu invierno y mi sol.
Jamás porque nunca he dado la cara, ni confesaré el delirio, la locura, el cariño cultivado hacia ti a punta de silencio.

Ya se dice por ahí: “De miedo mueren los amantes que por siempre lloran cuanto amaron y nunca poseyeron”.

Mejor esperaré entre los meses lluviosos. Al cabo ya he escuchado que “La espera se pega al cuerpo como un papel mojado donde no hay piedad ni respiro” Y yo esperaré. Mientras la lluvia y mi paraguas serán testigos.
Te esperaré, a viento fuerte, a ropa mojada que hace la espera más fría, más infinita, mucho más estúpida.

Y te esperé, te esperé con mis puños apretados, el pecho en suspenso, la garganta en seco.
Casi odiaba ya el ramo de rosas blancas que se alejaban impacientes. Los ojos casi ciegos, de tanto mirar como la esperanza se hacía más chiquita con el avanzar del reloj hacia la hora que marcara el desengaño.

Te esperé. Y me dije: “Ahora que lo pienso bien, te he esperado siempre”.
En todo cuanto puede cobijar el dolor, cuando sólo supe ser cobarde en los silbidos de la risa que no despega de los labios, en la soledad de un cuarto que todavía tiene tu recuerdo.
Te esperé, temblando, llena de fe. Imaginando un reencuentro de olas que cruzan el océano y chocan al pie de algún faro abandonado. Sé que te he buscado tantas veces por caminos que no llevan a ningún final, Si…Yo sé muy poco de certezas, de fe, de amor.
Mis palabras son promesas en voces ahogadas de incertidumbre y espanto, son palabras cargadas de epitafios en casi todos los cementerios.

Pero te esperaré… Y lo más probable es que no llegarás.
La lluvia cesará de llorarle al destino, el paraguas será sacudido en el andén de la humedad de la noche, el tren sonará su “gong” de partida, y en él, deberá regresar mi cuerpo, al mismo lugar, a la misma ciudad, al mismo bar, donde en otro mes lluvioso así como un día te dije “hola” te diré “ adiós” …. Y tal vez, solo tal vez y con suerte esta vez si sea para siempre.

Podría hablar de amor

Podría hablar de amor, así como hablan los poetas,
hablar del mar enamorado de la luna,
o hablar de la flor enamorada del sol,
podría hablar de un ruiseñor enamorado de una rosa,
o hablar de la luz enamorada del color.

Podría hablar del romance entre la brisa y el viento,
o hablar del azul enamorado del violeta,
podría hablar de amor, así como hablan los poetas,
podría hablar de amor, amor, amor.

Podría hablar de ti,
y de mi amor por tu belleza,
pero no quiero entretenerme en palabras tontas,
mejor te amo siempre y a todas horas
finalmente… amarte, eso es lo que me interesa.

La nueva folosofía del AMOR

Leyendo a varios autores y debatiendo lo complicado que puede ser el amor me percaté de lo egoístas que siempre somos, de querer para nuestras parejas lo que a nosotros nos hace feliz pensando qeu así ellas también lo serán.  ” No hagas lo que no te gustaría que te hicieran” dicen por ahí, sin embargo nunca había existido una frase tan mal pensada  y aplicada en materia sentimental.  ¿ Por qué seguimos pensando que lo que no nos gusta a nosotros no le gustará a las demas personas?  … Sin tan solo nos dedicaramos un poco más a escuchar los sentimientos de los demás y abrirnos a las diferentes formas de amar… La verdadera clave del amor  es simplemente encontrar a alguien que sea feliz amándote y dejándose amar a   tú  manera , así serían siempre felices , sé bien que no soy la única persona que ha pensado esto, de otra forma la frase” ” para cada roto un descocido” no existiría.  A continuación les comparto algunas de mis conclusiones con base en esta filosofía ” nueva” del amor, lo dejo a su criterio, sé que tendremos opiniones distintas.

Esta nueva filosifía afirma que el  verdadero amor apunta más alto, es decir no a la  mera posibilidad de tener múltiples relaciones sexuales sino a la de amar a varias personas al mismo tiempo. Reintroduce la noción de camarería, de compañerismo afectivo.  Afirma que se puede querer bien a (querer el bien) dos o más seres simultáneamente. Insiste en que uno siempre esta amando a varios al mismo tiempo, aunque con diferentes intensidades y propósitos. Apuesta, por lo tanto, a una nueva educación sentimental.

Libertad puede significarse la ruptura de un mandato conyugal  así como de un librarse del amor entendido como atracción entre cuerpos.  En este último caso, ser libre implica atravesar el campo del erotismo quizá para derivar hacia aquello que los cristianos llamaron ágape  y los budistas karuma, más un amor-compasión que un amor-pasión,  una entrega no egoísta a los otros, un don que se volcaría sobre todos los seres sin distinción.  Un amor libre de atracción, posesividad, apego, propiedad.

Querer la dependencia de aquel a quien se ama es amar una cosa y no un ser humano, porque no se distingue  el ser humano de la cosa más que por la libertad; y si el amor implicase también la dependencia, sería lo más peligroso  e infame del mundo, porque sería entonces una fuente inagotable de esclavitud  y de embrutecimiento para la humanidad.

En verdad no hay asunto de carácter más privado que el del amor, y en el que cada uno tenga el derecho de poner en practica el consejo de Rebeláis: Haz lo que quieras!

 Pero la libertad,  aun siendo  la única solución que podemos y debemos ofrecer, no resuelve radicalmente el problema, dado que el amor, para ser satisfecho, tiene necesidad de dos libertades que concuerden y a menudo no concuerdan  de modo alguno­; pues la libertad de hacer lo que se quiere es una frase desprovista de sentido cuando no se sabe querer algo.

Oímos decir con mucha frecuencia, cuando se trata de un capitalista que tiene muchas queridas, en tono humorista,  que es partidario del amor libre. Nada tan absurdo como esta idea, pues ella encierra la prostitución y el adulterio, es decir,  el engaño  cosas  que en el amor libre no juegan ningún papel,  puesto que no pueden existir, porque desde el momento que una de esas  cosas ocurra, deja de ser amor libre.

El matrimonio que tanto mencionan y el amor no tienen nada en común; están lejos entre sí como los dos polos y son, incluso antagónicos. El matrimonio es ante todo un acuerdo económico, un seguro que solo se diferencia  de los dos seguros de vida corrientes en que es más vinculante y más riguroso. Los beneficios que se tienen de él son insignificantes en comparación en lo que hay que pagar por ellos. Cuando se subscribe una póliza de seguros, se paga en dinero y se tiene siempre la libertad de interrumpir los pagos. En el caso del matrimonio  en  cambio, si la prima de una mujer es un marido, tiene que pagar por el con su nombre (al perder el apellido de soltera), su vida privada (al tener que compartir todo incluso cuando no lo deseas) . El respeto hacia si misma  (cuando no puedes hacer lo que quieras) y su propia vida  (hasta que la muerte los separe) . Además,en tiempos no tan lejanos todavía  el seguro del matrimonio la condenaba a depender del marido de por vida, al parasitismo, a la completa inutilidad, tanto del punto de vista individual como social. También el hombre paga su tributo, pero como su esfera de vida es mucho más amplia, el matrimonio no lo limita tanto como a la mujer . Las cadenas del marido son o eran más bien económicas.

No niego que la monogamia no convenga a ciertos o muchos  temperamentos. Mas basándome en el estudio profundo que de estas cuestiones tengo hecho, me reservo  proclamar que la monogamia o la monandria empobrecen la personalidad sentimental, estrechan el horizonte analítico y el campo de adquisición de la unidad humana.

La monopolización estatista, religiosa, patriótica, capitalista, etc., está en germen de los celos, pues es evidente que estos han precedido las dominaciones política, religiosa, capitalista.

 A los celosos convencidos que los celos son una función del amor, los individualistas recordarán que, en su sentido más elevado, el amor puede también consistir  en querer por encima de todo , la dicha de quien se ama, en querer hallar alegría en la realización al máximo de la personalidad del objeto amado. Este razonamiento, este pensamiento, en quienes lo alimentan, termina casi siempre por curar los celos sentimentales.

 En amor, como en todo lo demás, solo es la abundancia lo que aniquila los celos y la envidia. De la misma forma que la satisfacción intelectual se deriva de la abundancia cultural puesta a la disposición del individuo; del mismo modo que aplacar el hambre se deduce de la abundancia de alimento puesto a la disposición del individuo…, la eliminación de los celos depende de la abundancia sensual y sentimental que pueda reinar en el medio en donde el individuo se desenvuelve.

Supongo que todo es cuestión de enfoque y de la educación bien o mal fundamentada por parte de nuestra sociedad, religión, etc.  pero como mencioné anteriormente la clave es ser ser feliz haciendo lo que te gusta  y  a tu manera y con suerte encontrando a una persona a la cual tu manera de amar le haga feliz.

 

Hubo? Habrá? …..”Había una vez”

Hace unas horas me preocupaba de ello, de lo que he sujetado mirándote lejos, de las palabras que codiciaría cruzar para que aun sin sentido me reclamaran por nuevos versos, por anónimos significados, pero que en ti dejaran algo más que una letra, que un perdón, un motivo y  te resultaran inequívocas.

Paseé por mi mente desconociéndote intacta al dar por cierto tu lado opuesto del sol para ser luna, pero helé mi voz, enfrié mis segundos de dialogar contigo para no sentir lo fuerte que es el fuego de palabras congeladas que me tocan y que a veces me golpean la garganta y me tiran al océano de pensamientos a reencontrarme con recuerdos sólidos que reviviéndolos, van quedando flotando en agua.

Me he cristalizado poniéndome todas tus respuestas y preguntas sobre mí, en un gesto amargo y es falsedad que no me rasgo el alma cada vez que noto que lo que surge en mi boca para ti es diáfano y de céfiros.

Y no quisiera llorar pero menos dejar de hacerlo, en esta hora envidiara de pronto mojarme con todos los instantes que han pasado y hacerme reír por todo eso que no podré o es que no quiero recuperar.

No asimilaste jamás que no es natural en mí, que mis manos esparzan vapor y no ha sido que me sienta sola, mucho menos imagino que lo estás, pero te entiendo, no te consta la pureza de la lluvia, quizás alguna vez harás indiscutible que no están a mi nivel las dicciones falsas y las contemplaciones necias y que si has encontrado siempre el acido de mis sueños, te aclaro otra vez que no es una sustancia a la que le haya encontrado significado al querer perderse entre ellos…

Tengo el volumen en alto repitiendo lo que han dicho tus manos y se que viniendo de ti es mas denso el efecto, tal vez porque te he fallado o porque te he perdido, pero justamente hoy disminuyen las luces que se pronuncian en mi noche, pero le has quitado el valor a mi duda de ti, y no importa, yo existiré sin poder, sin saber, sin querer comprobarte la delgada idea que has atrapado de quien soy, porque a mi respiración no la sostiene un encanto, puesto que no tengo gracia para creerlo y no oculto una consistencia lógica de mi corazón al caminar por la vida…

No imaginas cuán alto he ido, sin que nada me impida el paso y desearía colgarme del tiempo aquél que ha volado porque no he sido de aferrarme al dolor, más lo se resonar.

Por eso no voy a detenerme mucho tiempo, necesito dispersarme entre tantos sentidos y se que las burbujas que has dejado aunque hieren no pesan, mucho menos aplazan mis horas, mas los témpanos de líneas leídas que dejas son distantes y profundos a mi, que no es tan fácil derretirlos mientras me absorben.

Pero mi invierno pasa, como todos he cultivado el cubrirme del frío y se encontrar razones con nuevos nombres que aunque se pierden con los años, me componen.

Quisiera decirte antes de salirme, que me figuro a veces con auxiliarte para que puedas encontrarte contigo aunque fuese a escondidas o poner mi hombro y acercarte un dedo a la cara para tomar una lágrima y guardarla eternamente conmigo, o acaso dormida decirte como sería perfecto vivir, que al despertar me encontrara con un secreto que explicara la manera en que puedo ser otra vez tu siguiente travesura, de las que se atrapan en la osadía y en la sinceridad, o ser tu supervisora para escalar las montañas arduas que pone el camino, quisiera saber de tu esperanza, de tu ilusión cuando ves las estrellas y de como enredas mas y mas a tu confusión. O contarte como es que he dejado ir mis repasos de instantes al precipicio, para que sepas donde amontono a la indiferencia, donde disimulo al olvido, en que lugar de las palabras recomienza mi dolor.

Pero más quisiera entenderte y que no persiguieras alejarme de ti, sin embargo la desolación es necia y únicamente será hoy cuando me manche con carbón todos los pedazos de mí, cuando querré ver cada nota que arreglo ser de plástico, nada más ahora quiero que todo lo que he dicho ante tus ojos se vuelvan una ignición, que se queme, que se haga ceniza y tu con ello que ya no existan…Que se vuelvan polvo para que la incandescencia de volver a abrazarte se asfixie acá adentro, se niegue, se hunda, se ponga el seudónimo de ser ultima en mi vida. Ojala que se oxide pronto tu recuerdo y así no se inflamen tanto mis pupilas y mi pensar, que se hagan vapor tus miles de despedidas, que emitas tu felicidad con lo que seas, con quien estés, sólo que sea ahí en mi desierto, anda, quédate y grita si te apetece, donde yo ya no te oiga, dónde las lagrimas no tienen sentido y rápido secan, hállate ahí donde  mis segundos no son azules y por eso no dependo de ese mi sitio, cava ahí a ver si encuentras tus expectativas  de mi siempre perdidas, corre ahí a ver a dónde tocas, que yo casi necesito combustible para llegar y no estrofas ni suspiros.

 Ahora es cuando quiero refinarlo, purgar todas mis ideas hechas por verte y distar mi sonrisa de ti para que el olvido no sea intenso. Anhelaré mañana también matar a la forma en que llegaste a fascinarme, buscare ante ti no ser humana, temeré a tus verbos y observare a tu miedo, me obsequiare tu te quiero perpetuando alimañas entre cada letra.

Hoy removeré tu hastío en mi y aunque no sea simple dejarlo todo en las brasas, se que no hay manera mas eficaz para carbonizar mi presencia, mi esperanza de ti.

Todo porque no has entendido que no poseo armas para enfrentar tu dureza, porque no has hallado el principio de mi sensatez, porque mi discreción se aprovechó de tu torbellino material que a mi no me proporciona más que esencia para seguir moldeando mi libertad.

Esto por darme tu mano y no tu alma, por creerme herramienta para usar y no para ayudar a construirte, por considerarme intervención sin explicarme, y sustituir tu misterio que era tan llano, por sandeces, por nada…

Y no se si agradecer el haber conocido esos ojos que me filtran el umbral de lo que  dices, el haber denominado palpable y definible tu nostalgia…

No se si debo decir perdón por lo remoto, por las mañanas imponderables que si tuvieron par fue porque volví a tocarte, porque te encontraba otro día más, indispensable.

Pero desde luego que lo subjetivo de ti, había constado de mi intervención, de mis sueños en los que a veces puedo descansar, donde aparecías y quería encontrar más oxigeno justamente por que existías y posteriormente por que me gustaba existir inventándote en mí y lamentablemente no fue tan obvio tu ser incandescente, tu apariencia, tu fe, tu irradiación sobre esto que soy y no tuve idea jamás de tu capítulo aprendido, de cómo cerrabas tu vida conmigo y confinabas tu presencia evitando tu contrariedad, dejándome montar la estructura de un cuento absurdamente especial, de mi leyenda anómala, de la apertura de una hoja en la que debí desde el principio escribir, un hubo, un habrá… o mejor un ” Había una vez”.