Juegos Crueles

Aquí estoy otra vez, observándote a lo lejos
en la misma barra, en el mismo bar.

Me conformo con saberte cantando, bailando de repente,
de esa manera tan peculiar.
Y quiero buscarte.
Y quiero doblegarme.
Y no puedo.

Yo buscaba un beso, sabiendo que el resto llega con mordidas.
Con deseos, con manos ávidas por jugar bajo la blusa.
Tu me das tan solo un gesto. Y no la orquesta que necesito hoy.

Y nos dimos besos que nos pudimos haber ahorrado,
así no tendría que recordarlos.

Flight

Buscando mañanas, que no sean como ayer
sin brújula ni mapas que dirijan el paso
disfrutar la brisa del viento con un caminar tardo y pausado
inventando unas alas que no gane al nacer
imaginando volar con los brazos extendidos y los ojos abiertos
siguiendo las viejas vías del tren con destino a ningún lado
pequeñas luces de colores al amanecer
estrellas decorando la obscuridad
domando a las criaturas que me quieran detener
sin pactos que romper, sin leyes que seguir
una noche de calor y eternidad en la memoria.

*veinticuatro horas de silencio, el ratón con complejo de ardilla, mas loco se volvio!

Simplemente me gusta besar

Tratando de conseguir una presa
resulte siendo carnada para un pez del mismo color
las 3am en el reloj, vamos al bar al final de la calle
ese con banderas donde el amor no tiene plusvalía

Un poco azorados buscando una cara familiar
la chica en la pista se acerca franca y llana
“es su primera vez aquí? Podemos hacer un trío”
una propuesta poco usual, pero tentadora

Ya instalados en la mesa, otra bebida al sistema
que la sobriedad no llegue hasta despertar
chicos tocando sin malicia ni afán
sonrisas aquí, saludos allá

En la mesa de a lado la chica miraba al asiático
pero su interés estaba en alguien más
“mi amigo quiere saber tu nombre” susurre en su oído
“me llamo Olga, y mi novia Nayeli”
“carajo” maldijo, “me iré limpio de este lugar”

Yo estaba por la música y la compañía, no buscaba más
bailando sentí una caricia, “por qué me tocas así?” Reclame
la cara de asombro en mi amigo me dio la respuesta
la mirada picara de “Nayeli” me lo confirmo
una caricia más para reafirmar que había sido ella quien jugo con mis manos

Al llegar al baño note que alguien me seguía
no puse interés, es normal que los tragos te hagan entrar
habiendo tantos, quiso entro conmigo al mismo
Sonreí leyendo su intención

Secuestro mis labios con su boca
metió su lengua hasta tocar la mía
puedo asegurar que tenía maestría en besos
pudo estremecerme y hacerme sonrojar
pero ella quería más, y no me negaría a darlo
metió su mano dentro del pantalón
de manera astuta hizo a un lado la ropa interior
Sus dedos suaves y tersos encontraron el botón
hacia movimientos que me hicieron volar
Los gemidos se perdían con la música

Me invito a salir del lugar; “mi lengua puede hacerte gritar”
“Lo siento, No me gustan las mujeres, simplemente me gusta besar…”

Huérfana de fe

Una vez más estoy aquí
desafiándote
dudando te ti
de tu existencia y tu magnificencia.

y gritó una y otra vez que ya no creo en ti
te pido e imploro en medio de lágrimas
y sólo recibo a cambio tu silencio
y no es porque no quieras hablar conmigo
es por que
no existes…
te inventaron para que vivamos agachados
como borregos dormidos que marchan al compás

que me quemen viva en la hoguera
por decir lo que pienso
intenten callar a esta huérfana de fe
nada evitara que diga lo que siento!!

It

ella goza de la buena lectura
un chocolate y un “monster” al despertar
es fuerte y no se rinde fácilmente
ama la puntualidad y odia esperar
con el estómago vacío es insoportable
es linda, amable y cariñosa
pero por tu bien no la hagas enojar
más de una vez ha sabido escucharme
y cuando triste he estado pregunta: “a quien tenemos que golpear”
nació el mismo día que locura
es fiel lectora, pero más que eso es mi amiga.

H.B.

P.D. Feliz aniversario Locura Transitoria!!

Ordinaria rutina

Cansada del bullicio, de las voces de la ciudad
el llegar a casa es un oasis el silencio.

El tintineo de las llaves aterrizando en la barra
incia la rutina que provoca las ansias de hundirme en el sofá
dejar el bolso en la silla, quitarme las botas y acurrucarme entre almohadones
esperar que pase la penumbra de las soledades.

A lo lejos se oye la banda tocar, una y otra vez la misma canción
y los ladridos cada vez que pasa alguien por la cerca de, supongamos que se llama Lola.

Recostada, con los ojos cerrados
me repito lo mismo que casi todas las noches
“hoy me dormiré temprano”, pero nunca pasa
el himno nacional toca la puerta antes que Morfeo.

Por mi cabeza deambulan miles de cosas
debería haber un botón para apagar pensamientos
se que los planes se olvidan con la luz de la mañana.

He llegado a la conclusión de que necesito un gato,
un perro u otro ser vivo que sirva de basurero intelectual
me he descubierto más de una vez hablando al espejo
cualquiera que escuche me llevaría directo al loquero.

Y no es que sea raro platicar a solas
lo malo es pelear y hacerme “la ley del hielo”
y que mi otro yo reniegue por tan injusta ley
solo le falta exigir un abogado de oficio.

Piedra angular

Sentimientos encontrados
que marchan al compás de sus manos
las caricias hacen suspirar
los azotes gemir o llorar
tiempo a contra reloj
engranes fuera de ritmo
pierde terreno en su reino
la soledad asfixia el color de la locura
es un retrato abstracto sin vida
se regodea de mi la rapazuela
yo sólo se que nada se va a desmoronar.

¡¿Y qué si me he equivocado?!

¡¿Y que si me he equivocado?!

Nadie es perfecto para juzgar un tropiezo
el viejo manual de vida lo escribieron hombres como yo
propensos a mentir y errar
que jugando con ayahuasca creyeron ver y oír las reglas del juego

No dudo de Su existencia
pongo en duda los argumentos
la tiranía que pintan en los murales
el derecho a juzgar con supremacía
el favoritismo y lo estúpido de sus parlamentos

No me llames anarquista
es un traje que jamás voy a portar
hoy sólo quiero abrir las alas y volar
dejar de lado las directrices y la moral

Viviré mi vida como otros quisieran
y desde el rebaño, de reojo observarán
con más envidia que temor
criticarán cada movimiento vulgar
y en su casa fantasearán estar en mi lugar

Consciente estoy de que mi barco naufragará
necesitaré el faro para encallar
el viaje no será eterno
en mi estúpido plan, está volver al hogar
aunque tal vez sea demasiado tarde para recapacitar.