Ajenos

Sobrevivo gracias a tu nostalgia
en algún recuerdo donde los tiempos eran lo mejor
abrazarte bajo la ropa, indignada y encantada
cuando el espejo se confundía con dios.

Los instintos también envejecen.
Pero tenemos la sabiduría que los compensa. No refines tu gusto por la poesía, visítame un día de brujas.
Sigues siendo un loco.
Es mi encanto. Cerro el libro y se fue.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.