Agosto

Un día de Agosto saboree tu mirada
nada fue peor que no poder pasarla desapercibida,
la insistencia de cada sonrisa se instaló de vecina
de mi mal hábito de coquetear sin desvestir la rutina.

El casi amor mordisqueaba las riñas
tu ideología nunca fue amable con la mía
y aún con todo, cada ocaso puede confesar
que jamás nos conocimos en alcobas de ilusiones cortas.

Amor de ayer, que inolvidable se hace observarte
cayó cada noche con tu voz del otro lado
cada tarde con tus manos incendiando el vecindario
y tu piel, como una adicción que rescaté.

Dañino malestar tu recuerdo que perfuma los sueños
sencillez de deseo por un viaje a tu espacio,
al tiempo en que era lo menos importante
a los vientos que coloreaban de imposible el paisaje.

Un 3 de febrero y la vida sopló,
me lo contó al oído un agosto
cuando reíamos como por vergüenza de niños
cuando te amaba y te perdía inmortalizando tu espíritu.

Solo no tenerte me hizo tan fuerte
tus manos prometieron que no negociaríamos despedidas
en mi locura, me volví adicta a tu desaparición
renuncié hace tiempo al desvarío… pero nunca a tu pasión.

Solo un Agosto te anunció,
pero mi vida no agradece más que este impar
para anexar una pizca de odio al éxtasis de la obsesión
porque en el viaje de reversa, aun brindo por ti este día
y por los dos…

2 thoughts on “Agosto

  1. una vez en la vida, debo encontrar dentro de mí una noche de agosto, mi alma perdida, que arrojé al mar……

  2. Todos tenemos un recuerdo inmortal en nuestro calendario, seguramente encontraras el tuyo en tus historias…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.