Al lado izquierdo de mi pecho

Ayer un amigo pidió que rescatara mis viejos poemas y que los reescribiera en locura transitoria.

Leyendo los recuerdos, recordando cada verso ayer noche me dormí
endulzando cada gesto, sofocando cada intento de dejarme seducir,
leo poema tras poema siento angustias y penas, el amor estaba ahí,
recorrí cada paso sin pensarlo, tu sonrisa fue mi cardo una herida, fue siempre así.

Unas rosas marchitas por la noche, tres casas, mil reproches, una noche de verdad.
mis sonrisas, tus dudas, tus abrazos, ese carro al cual preferí renunciar,
un crucero, una amiga, el primer beso, aquella esquina y en los diarios otro día en que todo fue fatal.

Tu llanto, mi angustia, tú te ibas y yo lo tuve que estropear.
tantas mentiras que me invente para no perderme y ya lo ves.
Ahora que me hice de una nueva alma, de una nueva piel, que sigo siendo canalla con perdón de usted.

De mi corazón te moviste pequeña teoría sobre el fin la razón y esta noche como en ninguna otra.
con solo un suspiro tu piel desnuda abracé y mi sueño no fue mas no quise seguir, para que.
Solo sentirte fue un placer, mirarte percivir tu fragancia, tu cintura ajustándose perfecta entre mis brazos.

Sin querer ese sueño fue quebrado por el alba y otra vez la rutina de a diario, el café,
la camisa que se mancha y al cambiarla te encontré en un rasguño al lado izquierdo de mi pecho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.