3ro secundaria III

…continua de Segunda Parte

Singulares cosas pasaron ese 3ro de secundaria. Mientras mis compañeros ivan a jugar futbol a la hora del receso yo preferia quedarme a platicar. Siempre habia una torta y una vaso de coca-cola para amenizar, que un dia invitaba yo y al dia siguiente invitaba ella. Eran largas las platicas que nos faltaba tiempo, pero lo encontrabamos al terminar las clases caminando hacia nuestro anden para abordar el respectivo tren. Y aunque tomabamos rumbos diferentes siempre nuestras mentes permanecian en el mismo lugar. Eramos dos enamorados de la inocencia y la pureza de nuestra amistad, al menos eso creia yo.

Los maestros y los compañeros me animaban a que la hiciera mi novia, yo solo veia como los novios a las semanas se dejaban y ya no se hablaban. No queria que eso pasara, mi respuesta siempre era “me gusta pero la quiero como una amiga“. Un vil mentira para mantener nuestros labios libres de pecado, más no nuestros pensamientos.

Incluso me gane el repudio de algunos compañeros, “es puro pajaro nalgon” decian. Frase que comprendi meses despues. En una ocasion ella al saludarme tallo su dedo medio sobre la palma de mi mano, mi inocencia o gran estupidez no entendio su significado: “quiero todo contigo, TOOOODO“. Solo atine (o mejor dicho desatine) a responder “¿de que me embarraste?“. Su cara decepcionada y su gesto de desaprobacion indicaba que habia hecho algo mal, en ese momento no supe que. Años despues supe que habia comentado con un amigo que queria hacerme pecar (aqui hago una pausa, es tiempo de hechar a volar la imaginacion).

A ella le encantaban recitar, siempre que habia ceremonias ella estaba ahi, recitando un poema. El dia de la revolucion mexicana se vistio de revolucionario, con pistola, bigote y todo. Cuando los compañeros se dieron cuenta que era ella no tardaron en abrirse campo para que yo quedara a merced de las miradas, no sirvio de nada mi escondite detras de ellos.

Tenia la fama de enojona, y era insoportable en ese estado. Mula como ella sola no hablaba con nadie, se sentaba en su mesabanco a adelantar una tarea o simplemente dejarse llevar por sus pensamientos. Pero por algun motivo, una ocurrencia, encontre la magia para quitar ese desagradable estado. Me ponia frente a ella, hacia los mismos gestos, copiaba sus posturas hasta que la hacia reir. ¿A nadie se le habia ocurrido antes? Era tan facil, solo un par de minutos y la sonrisa regresaba a su cara, volvia a irradiar la luz que solo ella poseia.

Solo en una ocasion no logre mi cometido, incluso fue tanto el enojo que la deje con sus demonios y me fui a jugar futbol. Pero a mitad del juego me gano el sentido de culpa, regrese no sin antes pasar a la “cooperativa” por un par de tortas y un par de sodas como era la costumbre, y cual fue mi sorpresa que al llegar al salon ella tenia un par de tortas y un par de sodas tambien. Nuestras caras adustas cambiaron inmediatamente y nos dejamos llevar por las carcajadas hasta el punto de llorar. Tuvimos que compartir nuestro tesoro con nuestro compañeros no sin antes escuchar “enojense mas seguido“.

continuara…

3 thoughts on “3ro secundaria III

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.