3ro de secundaria II

continua de Primera Parte.

Pasaron los dias y compartiamos cada vez mas tiempo juntos. Nuestra amistad se iva fortaleciendo. Le platicaba de las viejas cosas en mi armario, y ella recordaba los buenos ratos y la buena gente.

Llegaron los primeros examenes, y no sali nada mal. Pero al ser el nuevo y al tener competencia la querida niña de todos, pues tendria que probar mi valia. La forma de evaluar era singular. Unos dias antes de cada examen el grupo se dividia en 2. Las filas en los extremos eran las calificaciones altas, el de atras era el 100, luego el 98 y asi sucesivamente, 90s, 80s, 70s hasta llegar a las filas de en medio que eran los 60s y 50s. El juego empezaba con una pregunta, la cual todos tenia que responder en su cuaderno en menos de 5 segundos. Competian primero el 100 contra el 98, el 96 contra el 94 y asi, en la siguiente pregunta el 100 descansaba y competian el 98 contra el 96, el 94 contra el 92, y asi. Si la pregunta era contestada acertadamente y el lugar donde estabas era de menor calificacion, y el compañero estaba mal, entonces subias y ocupas su lugar, si tu lugar era mayor entonces permanecias. La intencion era llegar al 100 y estar exentos en el examen. Solo dos personas podrian estar exentas. Del lado izquierdo el “chilango” (alguna vez dijo que seria presidente de la republica), y del lado derecho ella, imponente en su silla de honor.

En mi primera prueba fui ubicado en los 70s, que como era el nuevo tenia que demostrar tamaños. Y asi en cada pregunta escalaba posiciones, hasta que llegue al 98, en el cual permaneci un buen rato. Pero estaba decidido a cambiar mi posicion con ella, y ser el primero en los 3 años en hacerlo. No era una tarea facil. Pero el dia llego. En la siguiente pregunta competian el eterno 100 contra mi 98.

– “¿Cual fue la ciudad que fue atacada por los japoneses (me adelante y escribi Pearl Harbor en mi cuaderno) en la segunda guerra mundial que hizo que EU entrara en la guerra? 5,4,3,2,alto“… voltie hacia ella, y ella no habia escrito nada, y cuando iva a hacerlo ya habia acabado la cuenta y le quite el cuaderno. Habia logrado mi objetivo. No era invencible despues de todo. Me levante de mi lugar, tome mis cosas, estaba decidido a ocupar mi nueva posicion. Los compañeros no daban credito a lo que pasaba, se escucho un murmullo, algunos quedaron boquiabiertos, el maestro tardo en hacer la siguiente pregunta, su princesa dejaba el trono. Fue tan duro el golpe que ella se desconcentro un momento y en la siguiente pregunta volvia a perder, y en un santiamen ya estaba en el 96. Mi sonrisa se torno en preocupacion, mi victoria afecto tanto a mi amiga que la veia caer a un agujero negro y no era agradable.

Cuando volvio en si, vi en sus ojos que estaba dispuesta a regresar al lugar que le correspondia por derecho. No se daria por vencida en ningun momento, y competiria hasta que ella tuviera la victoria. Cosa que jamas volvio a ocurrir, aunque ella era la reina, yo ahora era su rey.

continuara

2 thoughts on “3ro de secundaria II

  1. Tuviste el valor de desplazarla..¡¡¡
    maldito…..!!!!!! abusivo..jejeej
    ntc.. lo merecia…tenias qe demostrar tu supremacia..
    bien por ti amigo..!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.