Si una copa…

Era el tiempo,
el lugar y la distancia
una mueca,
una sonrisa,
una mirada;
desde la barra
alce mi copa
Y con un gesto te invitaba,
te acercaste a media distancia
con tus dedos enredados
en tu pelo suelto,
aceptabas.

Mis pies indicaron el camino
tu cabello el lugar correcto
acerque mi copa
y con un gesto ceremonial
le brinde un verso a tus encantos
mientras mordías la aceituna
con una sonrisa casi infantil
la ciudad enmudeció
en un instante eterno
poco a poco,
me fui acercando
y tu sutileza se dejo alcanzar.

Aquellos minutos se hicieron horas,
fue un momento en el espacio para nosotros dos.

Las luces de los bares
se apagan,
pasaron noches sin reproches,
días de agonías,
el silencio,
nos lleno de desconcierto
la plática era solo un parloteo
llego el desconsuelo,
las horas,
se hicieron largas,
la cama se volvía calma,
no había mas luna para dos.

Los reproches se asomaban,
las maletas se miraban,
hubo gritos con razón,
hubo llanto sin compasión,
en la puerta nadie se interpuso
y su golpe fue contuso,
nadie intento ser el héroe
y el traje de villano
a los dos nos fascino,
así termino esta historia
que lastima,
se nos murió el amor.

Si una copa me ayudo a conocerte,
que la botella me ayude a olvidarte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.