Canto con mi mejor mes

El murmullo de malos pasos deja una grieta en amenaza
la costumbre hizo su actuación y el amor se escondió
guardo en el baúl una colección de malas propagandas
y en los labios un beso que me alivia la demencia.

Tengo un libro que me dice como vivir
un consejo listo para bailar
los colores de mi pincel
y los sueños que son más fuertes que la piel.

Canto con mi mejor mes,
comparto la osadía de avanzar solo con él,
de risas locas y sollozos tristes se adorna mi cabello
y aún hay espacio para princesas y felices inventos.

Conservo  -por desgracia tal vez-  el sabor de mis vicios
sacrificando la salud mental
pero la historia se sigue escribiendo
retengo la sonrisa por si es verdad que la esperanza muere al final.

Vivo con la debilidad de mis pies
es ganancia pues solía sentirme fuerte al caer,
me alegra la epifanía de despertarme y poder correr,
a los sueños, siendo el recuerdo solo un elemento de lo que fue.

Clausuro por convicción y no por persuasión:
un par de lagrimas, un par de sonrisas,
un par copas, un par de conocidos…

Extrañar es como una violencia a domicilio
los viajes a la locura, las charlas de tríos,
las siluetas de seres en vagabundos,
la libertad que solo se condicionaba al sonido de mis silbidos.

Llega Octubre con un toque de alivio,
con la fuerza que solo tiene el sentirte tan vivo
con la nostalgia de aprender a sufrir con elegancia
de llorar y saber que cada lágrima construye en rincones desapercibidos.

Canto con mi mejor mes,
como un parte aguas, de la vida y de vivirla…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.