2.29 am

2:29 indica el reloj, son las postrimerías del temblor
una ruina construida sobre restos de un planeta en extinción
decidido a perdurar más de la cuenta
sobreviviendo apenas de los hilos de un escrito
de una singular seducción, de la luz que guarda la noche
en esa gran esfera de nostalgia y perdición…

la luna se nos cayó en pedazos como cartón
no encontramos la cuadratura al día
ni en la agonía dimos con el perdón
no supimos despertar eternos en el mismo sillón
la luz del faro apenas alcanzó, no llego la esperanza
ni nos sedujo la brisa de la mañana
no quedó corazón en este barco
ni cartas de amor con posdata
en el cofre del pirata solo arena y un espejo roto…

en cada nuevo encuentro
la voz se escucha en tonos quedos
como para no despertar
al monstro que llevamos dentro
el diablo juega a hurtadillas
seduciendo con sus manos frías
sin importar que cuando el sol se asoma
se desatan las peores pesadillas…

tomo mi café, y acaricio tu pantorrilla
la llave maestra para mi guarida
cierras los ojos, sabes que este salvavidas
aún puede con los dos
a pesar de que en cada embestida
el destino no se tienta el corazón

el temor está en cada cara nueva: son espías
no bajas tu bandera
no guardo mi rebelión
pero siempre estarán en paz
tu piel, mis labios, y un eterno domino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.