A contratiempo

Revelo a contratiempo el amor con el que tropecé en tu mirada
suena a desvelo el recurrir al recuerdo que venció el atrevimiento
es el momento de la retirada-
reclama el reloj y el sentimiento que irónicamente le aclama.

Quizá la sugestión fue por el destierro con una alarmante huida fortuita,
mas no es el tiempo de aferrarse y suspirar
no hay quejas en mi voz y no se que dicen tus labios
pero los míos son adictos a hacerse daño.

Los himnos de cortesía ahora suenan
que lento y trágico es desear la posibilidad de lo imposible
pudo ser una perfecta señal, como siempre me invadió la necedad,
el dolor añorado hoy lo hace creíble.

La vulnerabilidad amenaza al corazón
pero en el mío no hay espacio para los dos
el sueño de lo eterno solo lo vivo cuando estoy en desconcierto,
temo a extrañarte pero mas le temo a mal controlarme.

Nunca quise irme
pero jamás desee verme en tus ojos y saber auto herirme,
descuido de mi sexto sentido, olvida sus malos modales
y acepta mi beso como si nunca lo hubieras tenido.

Mi cordura puede ser inhumana,
pero nada que la calidez de tus manos no sepan doblegar
la ausencia puede ser agobiante
pero el destino te enseñará con el tiempo, que nunca existió.

Cuando pidas una historia de “amor” para llevar,
procura que sean dos,
y cuéntame por favor a que saben los besos
que no saben decir adiós.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.