Perdí una muñeca entre las luces de neón.

Una silueta al fondo del callejón
de mirada trágica y boca de plata
moviendo los dedos con pena dijo adios
el aire embustero gritó algunos reproches
por aquellas noches de robarle al sol
la luz que reflejaba la luna en el sillón.
Perdí una muñeca esa noche entre las luces de neon…
abrumado por la despedida
le respondí con una mueca
en el intento de decir “lo siento”
arriesgar era jugar con fuego
no quise saberlo
la razón se contamina con el alcohol
un trago largo de veneno fue la mejor opción.
Dejamos atras el vacio en el bar
las confesiones en tu cadera
el deseo…

Para robar de ella su calma.

La luz de luna tocaba su silueta
y avido de despertar su concupiscencia
de puntillas me acerque
para robar de ella su calma,
su sosiego me impuso cadenas,
el autodominio llego a mi,
suave y terza su imagen se proyectaba
en un instante sus caderas me dieron la espalda,
Intente buscar un lienzo
y en la penumbra plasmar su perfil
al no encontrar nada a la mano
como espectador contemple al fin
a la tenue luz dibujar su relieve por mi.
y le vi estremecerse entre las sabanas
ni siquiera intento despertar,
y espere…
…Espere como ladron la madrugada
para robar de sus sueños la calma
y probar de sus labios el licor matinal.

Si la noche te envuelve de penas.

Me das la espalda
pretendes ocultar tus dudas
encubriendo tu luna con luces y perlas,
puedo ver tu sufrir.
No soy quien para darte certezas
pero he sido la roca donde tus olas se estrellan.
En esas horas del crepúsculo
cuando te llenas de nostalgias y reproches
En ese tiempo que tu orgullo se viene abajo
y tus sombras proyectan
aquella figura que nunca has querido ser,
en ese momento en el que el silencio es asfixiante
y como acido te carcome el corazón,
cuando los grillos cantan
tortuosas canciones de amor
en la distancia aquel que siempre te es fiel
te escucha, te provoca,
y en ocasiones te hiere,
en el fondo y aunque duele,
sabes bien que la franqueza
es lo que ansiabas oír.
Ay luna tucumana
si la noche te envuelve de penas
y las penumbras te traen tormentas,
clama en tu cielo rojo
a ese ángel que erro en su andar.

Sin tocar su ser.

Ahora que estoy solo
he llegado a comprender
nuevas formas de amor y conexion.
No solo es el estar es lo importante
ni el sentir del roze de sus labios
sentir su corazon en mi pecho
y el reir a su lado lo que hace a estos locos amantes.
Es cada instante que pasas sin ella
la necesidad y la espeanza de volver para verla reir
es estar mas ligados desde el alma
reconocer a distancia sus prisas y sus calmas,
abrasando los anhelos y recuerdos,
mantener una ilusion,
promesas que se cumplan
y que estas hagan crecer la fe.
es admirar desde una sana distancia
ser suyo sin tocar su ser.

sin siquiera tocar su ser.

Octubre en la distancia

A la distancia solo queda la nostalgia de una prometedora amistad, desperdiciada, y los primeros de octubre para recordar.

Y es que a veces me detengo y adivino lo que pudo ser, las paredes golpeando en la frente, los labios rasgados, todas las cruces… otras mujeres. Porque no soy de los que siguen las reglas del juego, y aunque me ponga el disfraz de caballero, tengo un lobo adentro, hambriento.

Quizás has decidido jubilar los besos, y no ser carne viva para este demonio. Quizás los números rojos te dieron para girar en exceso, lejos de la aurora, cerca del paraíso.

Al otro lado de la carretera solo te puedo decir que dejas en bancarrota la primavera, sin desliz, sin mapa para rebeldes, sin el vicio de volver a empezar.

El calendario me dice que el licor se consume y no en mi mesa, felices treinta y tres …